FANDOM


Editar pestaña
"¿Dónde están tus amigos? Los míos están en todas partes..." - ZyraSquare Zyra

Nacida en una antigua y mágica catástrofe, Zyra es la manifestación de la ira de la naturaleza: una seductora mezcla entre planta y humana que crea vida nueva a cada paso. Ve a los mortales de Valoran como poco más que presa para su progenie de Garden of Thorns semillas y no le molesta acabarlos con lluvias de Deadly Spines mortales espinas. Aunque su verdadero propósito no se ha revelado, Zyra recorre el mundo satisfaciendo sus más básicas necesidades de colonizarlo y despojarlo de cualquier otra forma de vida.

Despertar de las Espinas

Los recuerdos de Zyra son vastos y tan profundos como las raíces de la tierra. Su especie era joven cuando se desataron las Guerras Rúnicas, cuando los ejércitos de los mortales lucharon entre sí por las llaves de la creación misma.

Ocultos en las junglas al sur de Kumungu, en algún sitio entre los majestuosos ríos que dividen el este de Shurima, yacen los legendarios Jardines de Zyr. Las magias elementales habían transformado el suelo de los jardines de maneras extrañas e impredecibles, provocando el surgimiento de plantas carnívoras feroces que se alimentaban de cualquier criatura que estuviera a su alcance. Infestaron y devoraron sin importarles en absoluto los conflictos de los mortales, satisfechas únicamente con enrollar sus enredaderas por los bosques y las ciénagas. A su manera, todas eran Zyra... y su alimento era abundante, incluso en plena guerra.

Una pequeña compañía de soldados cuya lealtad se había perdido en el tiempo, avanzó por esas tierras en la búsqueda de una recompensa ya olvidada. Una hechicera ambiciosa guiaba a los soldados... pero estaban muy lejos de su hogar y, por tanto, destinados a sucumbir a los vapores tóxicos y a las esporas de ese lugar maldito.

Los moradores de los jardines se abalanzaron sobre ellos. Sus tentáculos espinosos azotaron sus armaduras y su carne, atravesándolas con una facilidad sádica. A pesar de que lucharon con valentía, los guerreros sabían que no podrían resistir mucho más y recurrieron a la hechicera para que los salvara. Al reunir sus poderes, ella desató una poderosa explosión. El aire ardía con símbolos rúnicos emitiendo una luz espeluznante aun cuando la maleza con espinas los rodeaba.

En ese preciso instante, una chispa rebelde incendió los vapores de la ciénaga y la explosión mágica resultante destruyó a todos los seres vivos a muchos kilómetros a la redonda. De los sobrevivientes dispersos de las Guerras Rúnicas, ninguno conocería jamás lo que había ocurrido en los Jardines de Zyr.

Transcurrieron siglos. La tierra donde se había disputado la batalla permanecía vacía e inerte a nivel del suelo... pero en las profundidades, algo despertaba. Durante mucho tiempo, las energías que se habían liberado se asentaron y adquirieron forma, alimentadas por las consecuencias de la contienda. Una cápsula de semillas se hinchó, palpitando con vida antinatural, hasta que una criatura se liberó con sus garras, jadeante y confundida.

Contempló un mundo roto y distinto, repleto de una vitalidad renacida y de nuevas ideas. Su mente era una maraña de recuerdos divergentes extraídos de la tierra arcillosa y forzados a entrar en su conciencia naciente. Podía recordar el calor del sol, el sabor de la lluvia, las palabras de poder y la agonía de cientos de muertes mortales.

Esto... ella... se nombró a sí misma Zyra, sin realmente comprender la razón.

Mientras se aventuraba a salir hacia las tierras salvajes que estaban más allá de su lugar de nacimiento, Zyra supo que era distinta a las otras criaturas con las que se encontraba. Los mortales eran cosas desagradables y temerosas, mientras que las entidades más etéreas tendían a ser caprichosas o arrogantes. Ninguno de ellos parecía respetar los reinos que habitaban, violentando todo con su mera presencia. Eso llenó a Zyra de ira y desprecio. De forma casi espontánea, nueva vida surgió ante sus pasos: formas vegetales voraces que cambiaban y evolucionaban bajo su mirada, arrojando púas venenosas o germinando tentáculos frescos a un ritmo alarmante.

Sin raíces y con libertad de movimiento, Zyra y su progenie letal se alimentaron y crecieron estrangulando a todas las demás formas de vida del mundo. Ella ha destrozado tierras de cultivo, arrasado asentamientos enteros y acabado con todos los guerreros lo suficientemente valientes (o insensatos) para enfrentarla, siempre dejando una colección de horrores botánicos a su paso.

Conforme los ríos de Shurima comienzan a correr nuevamente, una flora inusual se ha divisado en sus cauces extendiéndose lentamente hacia el oeste con cada estación que transcurre. Aunque la arranquen de la tierra o la purguen con fuego, esta flora no parece estar retrocediendo...

Referencias