Wiki League of Legends
Advertisement
Zilean OriginalCentered.jpg
Zilean
UniversoUniverso
League of LegendsLeague of Legends
Legends of RuneterraLegends of Runeterra

"No hay pesar tan grande como el de una pérdida inminente".
- Zilean Zilean

Antaño miembro del consejo de gobierno de Icathia Icathia, Zilean es un mago elemental prodigioso que busca dominar el tiempo. Tras usar sus poderes en un intento por salvar a su gente del Vacío, ahora deambula a través del pasado, presente y futuro, doblando y deformando el flujo del tiempo a su alrededor. Zilean ha viajado desde la misteriosa creación de Runaterra hasta su aparentemente inevitable fin, buscando sin descanso alguna hebra del destino que pueda revertir la destrucción de su tierra natal.

El Guardián del Tiempo

Icathia, la tierra más desolada y maldita de todas, no siempre fue así. Había sido una civilización rica y diversa, gobernada por el benevolente Axamuk, el último de los Magos Reyes de antaño. Mientras el imperio shurimano imperio shurimano se expandía por el continente, los intentos de Axamuk por una coexistencia pacífica fueron ignorados y sus ejércitos cayeron ante los dioses guerreros de los Huéspedes Ascendidos.

A pesar de la humillación que conllevó esta derrota, la mayoría de los icathianos vio este hecho como una oportunidad para el progreso mutuo. Tras aceptar una oferta de satrapía autónoma, instalaron un consejo de gobierno conformado por reconocidos magos, filósofos y legisladores para supervisar la transición del poder.

Después de casi nueve siglos de un gobierno imperial, un joven llamado Zilean se unió a las filas del consejo. Él era un mago elemental con un entendimiento prodigioso de la realidad física y había estudiado al abrigo de las grandes mentes de la época, desde el gran Yun de Ixtal Ixtal hasta los astromantes de Faraj, entre muchos otros.

Había un componente del reino material que muy pocos habían podido comprender en verdad, pero Zilean estaba decidido a dominarlo.

El tiempo.

De todo lo existente, el tiempo era la única constante ineludible. Ni siquiera los grandes dioses guerreros, reverenciados sobre el resto en la cultura shurimana, eran inmunes a su paso.

Como miembro de la institución política, Zilean ahora veía con mayor claridad el ardiente descontento entre los ciudadanos de Icathia. Si bien su tierra era el hogar de algunos de los líderes más heroicos y de los pensadores más revolucionarios del imperio, ninguno de ellos había sido considerado digno de la Ascensión. Una y otra vez, el consejo remitía peticiones a un emperador lejano; no obstante, se denegaba el acceso al Disco solar sin explicación alguna. Sin importar qué hicieran los icathianos, parecía que nunca serían considerados como sus pares.

El propio resentimiento de Zilean creció, aunque también estaba preocupado por la discusión abierta entre sus colegas sobre la secesión. Él era un patriota de la cabeza a los pies, pero, ante los Huéspedes Ascendidos, cualquier rebelión solo podía terminar en una calamidad para su pueblo. Para buscar una solución diplomática, emprendió el viaje como enviado a los territorios vecinos de Kahleek, Kalduga e Ixtal. Durante su vida, había forjado muchas alianzas, a quienes les imploraba que permanecieran del lado de Icathia.

La respuesta fue la misma todas las veces. No desafiarían a Shurima. Si el pueblo de Zilean así lo quería, tendría que hacerlo sin ayuda.

Cuando volvió a casa, se encontró con la sorpresa de que el consejo había decidido coronar a un nuevo Mago Rey. Sin aliento y dichosos, le hablaron a Zilean sobre el poder antiguo y prohibido que habían descubierto, un poder tan grande que garantizaría la victoria de Icathia.

Le relataron a Zilean todo sobre el poder del Vacío Vacío.

Miró a estos icathianos sabios y razonables, pero solo vio locura en sus ojos. Con el dolor de su alma, Zilean preferiría que la revolución de su tierra natal fuera aplastada antes de desatar esa abominación.

Los peores miedos de Zilean se hicieron realidad. Una vez liberado en batalla, el Vacío superó a los magos que intentaban controlarlo, e Icathia fue condenada.

Mientras trataba de escapar de la capital, la tierra se cimbró. Los edificios cayeron. Horrores que no tenían lugar en este mundo, ni en el siguiente, emergieron de las profundidades, llevándose consigo a los aterrorizados ciudadanos.

Estaban atrapados. Cientos de miles de inocentes morirían. Desesperado, Zilean instó a cuantos pudo a que se refugiaran en su torre, e hizo lo imposible:

Removió la estructura entera del tiempo.

Al estrellarse contra el suelo frío, con sus fuerzas agotadas, Zilean miró las figuras congeladas a su alrededor. Pudo detener al Vacío, pero solo dentro de esas paredes. Afuera, donde alguna vez estuvo Icathia, no quedaba nada.

Zilean había pasado décadas tratando de comprender los misterios del tiempo y la causalidad, y parecía que solo él podía moverse libremente hacia delante y hacia atrás en la anomalía que había creado de algún modo. Era innegable que había salvado a esas personas. Solo que no sabía cómo deshacer aquello que había hecho para lograrlo. A través de profundas meditaciones y dispositivos esotéricos creados por él mismo, comenzó a descubrir los hilos del pasado y del presente que habían conducido a ese momento, y fue comprendiendo poco a poco cómo moverse hacia delante y hacia atrás con ellos, en busca de un futuro en el que sus esfuerzos habían dado frutos.

Fue ahí donde encontró la verdadera amenaza: el fin de todo. La gran destrucción que le espera a Runaterra.

En efecto, Zilean ahora existe en todas partes, como siempre ha sido. No obstante, es demasiado consciente de las consecuencias que acarrearía el tratar de llevar el cambio al mundo y provocar otros destinos inesperados: usualmente conflictivos y casi siempre más peligrosos. Tal vez, sin tan solo lograra encontrar una manera de salvar a su gente, entonces el gran desastre también podría evitarse.

La única pregunta es: ¿qué estaría dispuesto a sacrificar en el camino?

Lee más

Campeón protagonista

Campeón mencionado

Void The Fall Of Icathia.jpg
EditarImagenReferencia

El Vacío Crest icon.png

Historia corta • Lectura de 22 minutos

Donde Alguna Vez Estuvo Icathia

Por Graham McNeill

Mi nombre es Axamuk Var-Choi Kohari Icath'or.

Vel'Koz Instrument of Destruction.png
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon.png

Historia corta • Lectura de 2 minutos

Instrumento de destrucción

Por Leslee Sullivant Heintz

Vel'Koz, un horror tentáculo de El Vacío, explora Runaterra con un propósito singular: absorber todo el conocimiento. Con su mirada incesante, Vel'Koz dispara rayos desintegradores que destruyen y analizan todo a su paso, alimentándolo con grandes cantidades de información. Nadie sabe por qué necesita ese material, aunque algunos especulan que trata de entender a Runaterra para acelerar su ruina.

Universos alternativos

Mission ARAM-ARAMA 2018.png
EditarImagenReferencia

Fréljord Crest icon.png

Cómic

El Viaje

Por Cassy Parkes, Marvin Clifford

Referencias

Advertisement