FANDOM


Editar pestaña
"Boomer dice hola." - Tristana OriginalSquare Tristana

Mientras que otros yordles usan su energía para hacer descubrimientos, inventos o simplemente travesuras, Tristana siempre estuvo inspirada por las aventuras de los grandes guerreros. Ella había escuchado mucho de Runaterra, sus facciones y sus guerras, y creía que su raza también podía ser merecedora de leyendas. Al poner el pie por primera vez en el mundo, tomó su confiable cañón, Rapid Fire Boomer, y ahora salta hacia la batalla con una firme valentía y optimismo

Artillera Yordle

Al igual que la mayoría de los yordles, a Tristana le causaba fascinación el mundo más allá de la Bandle City Crest icon Ciudad de Bandle. Viajó por todo el mundo, llena de asombro y entusiasmo por la variedad de lugares, personas y criaturas que encontró. Utilizó los senderos ocultos que solo conocen los yordles, exploró el vasto reino material y permaneció casi desapercibida.

Presenció vistas espectaculares, por ejemplo, la migración de los Trundle OriginalSquare trols de hielo a través de los témpanos del lejano norte bajo auroras caleidoscópicas. Se maravilló al contemplar cómo los buques de guerra se hacían pedazos en las batallas navales que agitaban los mares. Observó, anonadada, a grandes ejércitos marchando con unidad y precisión a través de las eternas arenas del sur; ¡son conceptos increíblemente extraños para un yordle!

Pero la naturaleza despreocupada y errante de Tristana cambió el día en que presenció la destrucción de un bandlebosque. Estos lugares están impregnados con la magia de los portales que rodean, y protegen a los yordles del mundo exterior. Tristana, que dormitaba bajo las vetas de sol, despertó agitada en cuanto los árboles de su alrededor comenzaron a arder y a caer. Una cuadrilla de saqueadores armados irrumpió en el bosque con fuego y hachas, guiados por un hechicero envuelto en energía oscura.

Tristana, horrorizada, se ocultó. El hechicero concentró su poder en el portal que se encontraba en el corazón del bandlebosque, pronunciando una última declaración. Con los oídos resonando de dolor, Tristana vio el portal colapsar y cerrarse para siempre. Las vibraciones causadas por la destrucción se sintieron en la Ciudad de Bandle y provocaron una gran desolación entre los yordles.

Tristana nunca había experimentado algo similar al dolor que sintió por esta pérdida ni a la culpa que sentía por no haber actuado. Nunca más permitiría que algo tan terrible volviera a ocurrir. A partir de ese momento, dedicó su ser a convertirse en la guardiana de todos los bandlebosques y de sus compañeros yordles.

Con frecuencia, Tristana se había asombrado por cómo los mortales protegían lo que para ellos era importante. A pesar de que no podía comprender sus razones para salvaguardar metales brillantes o muros de piedra, respetaba sus métodos, por lo que decidió emularlos. Otros yordles observaron con curiosidad cómo Tristana marchaba vigilando las fronteras de la Ciudad de Bandle con el rostro muy serio, alerta ante cualquier peligro que se avecinara. Comenzó a nombrar sus alimentos como raciones y se impuso tiempos estrictos de descanso y relajación.

Pero algo le hacía falta. En sus viajes había visto múltiples invenciones poderosas, incluidos los cañones de pólvora negra de Bilgewater Crest icon Aguasturbias. Inspirada en ellos, recolectó suficientes discos de metales preciosos para encargar la fabricación de un cañón adaptado a su diminuto tamaño.

Con una sonrisa sardónica, lo nombró Rapid Fire Boomer.

Desde entonces, Tristana ha defendido los bandlebosques de innumerables amenazas. En las junglas de las Islas Serpiente, una pelea entre los nativos Buhru y los cazadores de tesoros provenientes de Valoran se había acercado demasiado a un portal oculto. Tristana saltó en medio de ellos, con Boomer rugiendo, y los hizo a todos correr por sus vidas. Y en los ardientes desiertos de los bordes de Shurima Crest icon Shurima, una aberración del Void Crest icon Vacío había comenzado a consumir un oasis bandlebosque secreto. Tristana la destruyó arrojándole una bomba explosiva por la garganta.

Se convirtió en una especie de leyenda en la Ciudad de Bandle y, recientemente, muchos yordles han tratado de imitarla y de copiar su carácter disciplinado, aunque la mayoría fracasa en el intento. Algunos incluso han portado armas similares a Boomer, construidas para ellos por el atolondrado inventor Rumble OriginalSquare Rumble, quien siempre está buscando obtener la aprobación de Tristana. A pesar de que Tristana considera que todo esto es bastante vergonzoso, ha llegado a la conclusión de que si van a defender los caminos a la Ciudad de Bandle, será mejor que lo hagan apropiadamente. Es por ello que comenzó a entrenar a los nuevos reclutas, quienes adoptaron un nuevo sobrenombre: los Artilleros de Bandle.

No obstante, se puede ver con frecuencia a Tristana patrullando sola en medio de la naturaleza, protegiendo a los bandlebosques y, a la vez, manteniéndose lejos de sus nuevos (y bastante irritantes) aprendices.

Lee más

Campeón protagonista

Lulu Tristana The Whispering Doodad
EditarImagenReferencia

Bandle City Crest icon

Historia corta

El Duudad Susurrante

Por Graham McNeill

Déjame hablarte sobre mi claro.

A Quiet Night
EditarImagenReferencia

Bandle City Crest icon

Historia corta • Lectura de 5 minutos

Una Noche Tranquila

Por Graham McNeill

El fuego crujía sin cesar y esparcía un brillo cálido por todo el claro del bosque. Tristana estaba recostada con su cabeza reposando en su mochila mientras veía la estela de un cometa en el cielo estrellado. Las luces tintineaban muy hermosas a través del manto de hojas de abedul y roble. A los humanos les gusta nombrar a los patrones en las estrellas; ella había visto unos en un viejo libro del laboratorio de Heimerdinger, pero decidió que sería más divertido darles su propio nombre.

Universos alternativos

Umbra Society Cover
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon

Cómic

Un espantapájaros junto al fuego

Por Luchador Teemo, ZeOcelot

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.