FANDOM


Editar pestaña
"La guerra es eterna... como yo." - Sion OriginalSquare Sion

Como héroe de guerra de una época antigua, Sion era venerado en Noxus por quitarle la vida al rey demaciano con sus propias manos. Sin embargo, se le negó el descanso eterno y lo resucitaron para servir a su imperio incluso en la muerte. Su matanza indiscriminada costó la vida de todos los que estuvieron en su camino sin importar sus lealtades, lo que demostró que ya no conservaba su humanidad. Aun así, con una tosca armadura atornillada a su podrida carne, Sion continúa dirigiéndose a la batalla con temerario desenfreno y sufre al intentar recordar su verdadero ser entre cada corte de su poderosa Decimating Smash hacha.

Coloso No Muerto

Durante el último siglo, el brutal señor de la guerra Sion alcanzó un lugar prominente, asesinando a todo aquel que se atreviera a interferir en su camino. Sumamente temido tanto por sus aliados como por sus enemigos, fue el último de una orgullosa cultura guerrera que había formado parte de Noxus desde su fundación. Sion les había jurado a sus ancestros que nunca daría un paso atrás en la batalla y que, cuando fuera el momento, moriría como un guerrero orgulloso.

Aunque no destacara por su sutileza ni por su perspicacia estratégica, los métodos de Sion eran despiadadamente efectivos, motivo por el cual ganó muchos triunfos violentos para Noxus. La grandeza del imperio estaba en su punto máximo, algo que no se había presenciado en cientos de años; por ello, fue una sorpresa para los generales de alto mando cuando una nación proveniente del oeste resistió en primer lugar, para después comenzar a hacer retroceder su avance estable. Estos demacianos condujeron a los batallones noxianos hacia el este, acorralándolos detrás de los muros de Hvardis. Sion, quien estaba en campaña en las Montañas Argentas, viró al sur, lleno de furia.

Llegó a la ciudad solo para vislumbrar a los demacianos en el horizonte. No tenían ninguna intención de sitiar Hvardis; tras expulsar a los noxianos de las tierras que colindaban con las suyas, se estaban preparando para volver a casa. Sion alistó sus tropas, decidido a castigar a estos advenedizos por su imprudencia. No obstante, el comandante noxiano que estaba en Hvardis ya había sufrido varias derrotas ante el enemigo y estaba feliz de poder esconderse tras las murallas de la ciudad y permitir que se marcharan ilesos.

Habían sido Sion y sus guerreros los que habían pagado con su sangre esta tierra ahora perdida. Encolerizado, lanzó al comandante desde las murallas y ordenó el ataque.

Sion arrasó con las filas demacianas, en busca de su líder, el Rey Jarvan I. Sin embargo, si bien su batallón avanzaba junto con él, sin temor a morir, aquellos que habían estado ocultos en Hvardis eran débiles. Su espíritu se quebrantó y emprendieron la retirada de vuelta a la ciudad, dejando acorralados a Sion y a sus pocos guerreros leales. Uno por uno cayeron, pero Sion siguió adelante.

Solo, perforado por una docena de espadas y una veintena de flechas, por fin llegó hasta Jarvan. La pelea fue brutal, pero fue el demaciano quien asestó el golpe fatal. Sion soltó su hacha y, con un último estallido de fuerza, arrancó con una mano la corona del rey de su cabeza y con la otra apretó su garganta. Los guardias de Jarvan lo apuñalaron una y otra vez, pero no aflojó su agarre.

Solo cuando el rey enemigo dejó de moverse, Sion permitió que la muerte lo llevara consigo.

Su cuerpo fue recuperado, con la corona del rey demaciano aún en su mano, y llevado en un acto de honor hasta el Bastión Inmortal. Noxus lloró la muerte de Sion y su cadáver fue enterrado bajo un imponente monumento construido para honrarlo por toda la eternidad.

Tuvo que pasar medio siglo para que su tumba fuera abierta de nuevo.

El dominio de Noxus había menguado desde la muerte de Sion, y su gobernante, el Gran General del imperio Boram Darkwill, estaba dispuesto a pagar cualquier precio para recuperar la gloria perdida. Los aliados de Darkwill, un misterioso grupo secreto conocido como La Rosa Negra, resucitaron al héroe muerto hace mucho tiempo usando magia prohibida y lo llevaron al Gran General.

Él no podía rechazar este regalo, por lo que Sion volvió a la vida, impulsado por una sed de sangre antinatural y completamente inmune al dolor.

Arremetía como un ariete viviente contra los enemigos de Noxus, destruyendo todo a su paso. Mucho más que antes de que muriera, el costo de las victorias que ahora traía Sion era alto. Se había vuelto incontrolable: mataba tanto a aliados como a enemigos sin ningún remordimiento y aquellos obligados a pelear a su lado comenzaron a desertar. Finalmente, Darkwill ordenó que volvieran a enterrar a Sion.

Cientos de guerreros murieron tratando de sujetarlo, hasta que por fin lograron encadenarlo y arrastrarlo de nueva cuenta al Bastión Inmortal. Imposibilitado de asesinar, la magia sangrienta que lo alimentaba envolvió su mente en una furia abrasadora. Sus gritos se silenciaron una vez que quedó sellado bajo su estatua gigantesca.

Ahí languideció durante años, sin estar vivo ni muerto del todo. Cuando su tumba se abrió una vez más, el imperio era muy diferente. Darkwill había sido derrocado por el general Swain OriginalSquare Jericho Swain, pero esto no le importaba a Sion, quien gritaba y jalaba de sus cadenas en un frenesí que solo podía satisfacerse en la batalla.

Encerrado en una jaula de hierro, volvió a Hvardis, que se había separado de la ley noxiana bajo el reino de Darkwill; Sion era el castigo que el nuevo Gran General les impuso por haberse rebelado.

Él masacró a los defensores de Hvardis y destruyó la ciudad, riéndose mientras destrozaba torres con sus propias manos. Otras regiones que también habían abandonado a Noxus pronto se doblegaron, temiendo que usaran al coloso no muerto en su contra.

Cuando la salvaje luz de día inunda su tumba abierta, Sion le da la bienvenida, puesto que con ella viene la oportunidad de liberarse de sus cadenas y saciar su sed de sangre, así como de silenciar por brevemente la locura estridente que ahoga todo pensamiento de descanso.

Sion recuerda cada vez menos fragmentos de su vida, pero hay una verdad que ha permanecido firme desde el día de su muerte: tanto ahora, como antes, el mundo tiembla ante él.

Lee más

Campeón protagonista

Jhin Camille Awaken Concept 01
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon

Video

Awaken

Se despliega una obra maestra mortal. Una resistencia solitaria completa. Una oportunidad de cobrar vida.

Noxus The Immortal Bastion 01
EditarImagenReferencia

Noxus Crest icon

Historia corta • Lectura de 3 minutos

En la Mente de la Locura

Por Randy Begel

SANGRE.

Sion Update Promo 1
EditarImagenReferencia

Noxus Crest icon

Revelación

Renacido

Por Varios Autores

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.