FANDOM


Dr. Mundo Do No Harm
EditarImagenReferencia

Zaun Crest icon

Historia corta • Lectura de 4 minutos

No Dañar

Por Anthony Burch

‘‘Ha pasado tiempo’’, pensó Mundo, acariciando la lengua gigante que colgaba de su boca, como un criminal ejecutado columpiándose en una horca, ‘‘desde que Mundo hacer visita a domicilio’’.

Lore

Ha pasado tiempo, pensó Dr. Mundo OriginalSquare Mundo, acariciando la lengua gigante que colgaba de su boca, como un criminal ejecutado columpiándose en una horca, desde que Mundo hacer visita a domicilio..

Salió de su cama (una gran caja de madera, colmada de cuchillos afilados y clavos oxidados), se lavó los dientes (con una lima de uñas) y desayunó (un gato). Mundo se sentía eufórico. Se sentía vivo.

Hoy era un gran día para practicar la medicina.

Vio a su primer paciente vendiendo gotas resplandecientes justo afuera de Mantenimiento de Extremidades de Ranker. El hombre cojeaba en un círculo, gritándole a todos sobre cómo las gotas resplandecientes harían que se le salieran los ojos de las órbitas y que si no las compraban en ese instante, en ese segundo, eran unos idiotas, y ¿te atreviste a mirarlo de manera condescendiente? Porque si era así, te mataría a ti y a tu familia, y a la familia de tu familia.

Mundo sacó su cuaderno, una herramienta que utilizaba siempre para anotar observaciones sobre sus pacientes, tanto los antiguos como los nuevos. El cuaderno era grande, amarillo e imaginario.

El paciente muestra indicios de obsesión, hubiera escrito Mundo de no ser porque sólo había trazado garabatos en el aire con un dedo carnoso. Posible infección en el sistema nervioso vía un virus craneal, hubiera escrito si fuera capaz de un pensamiento multisilábico.

—MUNDO CURAR BIEN CABEZA Y CAROTA DE AFECTADO—, se dijo a sí mismo.

Rank estaba por empacar sus gotas resplandecientes y dirigirse a casa. Necesitaba zapatos nuevos. Los que tenía le rozaban los pies cuando caminaba y, al final de un largo día de trabajo, ¿no se había ganado la piel suave de unas anguilas grises?

Mientras Rank pensaba en eso, un enorme monstruo púrpura salió de las sombras y gritó: —MUNDO TENER RESULTADOS DE ANÁLISIS DE SANGRE—.

Mundo dejó a su primer paciente más o menos como lo encontró (a excepción de algunas extremidades) y fue al Comercia Fantástica, un mercado especializado principalmente en juguetes mecánicos. Aunque la mayoría de las tiendas estaban cerradas, Mundo divisó a un zaunita solitario que iba dando tropiezos por el camino. El zaunita cantaba una canción sobre una belleza piltoviana y un chico tímido del bajo mundo que la amaba, pero parecía haber olvidado la mayor parte de la letra excepto lo de "grandes ojos" y "le dio a ella". Una botella vacía colgaba de su mano y aparentaba no haber tomado un baño hace meses.

¿Este hombre era víctima de la misma enfermedad que había devastado al comerciante de gotas resplandecientes? ¿Era un virus? ¿Una futura epidemia? Mundo tenía que actuar rápido.

Este era un hombre que claramente necesitaba atención médica.

—TOMAR DOS DE ESTAS Y HABLAR CON MUNDO POR LA MAÑANA—, dijo el monstruo púrpura mientras clavaba su Infected Cleaver cuchillo de carnicero en la espalda del borracho.


Mundo descendió al nivel del Sumidero de Zaun. Si había un virus rondando, había posibilidades de que se hubiera originado ahí. En algún lado debía estar el paciente cero. Si podía curar a la primera víctima de esta enfermedad misteriosa, Mundo sabía que podía curar al resto de Zaun.

¿Pero cómo podía Mundo encontrar a un paciente específico en la extensión del nivel del Sumidero? ¿Qué pasos debía tomar para aislar, poner en cuarentena y curar al zaunita que más estaba sufriendo? ¿Cómo iba a...?

Mundo escuchó algo. Pasos y un golpeteo rítmico de metal contra metal.

Siguió el sonido lo más cuidadosa y silenciosamente que pudo (no quería espantar al paciente y hacer que huyera, lo que infectaría a más gente) y encontró justo lo que estaba buscando.

Un chico joven. No más de quince años, probablemente, con una cabellera blanca y algo parecido a una espada de metal larga en la mano. Tenía una especie de reloj de arena tatuado en el rostro. ¿Tal vez una advertencia? ¿Un símbolo de que no debían acercarse a él bajo ninguna circunstancia?

Mundo sabía que lo había encontrado. Ekko OriginalSquare El paciente cero.

Sería una operación compleja, que requeriría habilidad, planificación, un ojo cauto y...


—ES PROBABLE QUE TÚ SENTIR PEQUEÑO PIQUETITO—, advirtió la criatura mientras daba un salto. Su gigantesca forma púrpura precipitándose por el aire, cuchillo de carnicero enorme en mano, lengua ondeando en el viento.

El chico estaba sorprendido, pero no desprevenido. Cualquiera que anduviera en el Sumidero sabía que tenía que estar preparado para problemas y el chico había tenido tiempo de sobra para prepararse.

Nada más que Z-Drive Resonance tiempo, de hecho.


No había duda: era un paciente problemático.

Se rehusaba a contestar las preguntas de Mundo acerca de sus antecedentes médicos y constantemente evadía los intentos de Mundo para que tomara su medicina. Se repetía a sí mismo una y otra vez (probablemente sufría de amnesia) y no tenía respeto por la autoridad de Dr. Mundo.

Los dos riñeron por la enfermedad del niño durante lo que parecieron horas. Mundo explicó lo que pensaba eran los puntos destacados sobre el mérito del tratamiento, pero el chico evadió todos los intentos de Mundo por ayudarlo.

Mundo se cansó de discutir con el chico. Hizo un intento final de aplicar el tratamiento, empuñando el bisturí de precisión con la destreza de un duelista de Demacia. Las palabras de su juramento médico (MUNDO ARREGLARLO TODO, MUNDO HACER MEDICINA MUY FUERTE) rondaban su mente una y otra vez. Su deseo por curar al chico lo llenó de propósito y determinación.

Se impulsó con todas sus fuerzas.

El tratamiento fue un éxito.

De pronto, de alguna manera, el tratamiento se Chronobreak revirtió. Lo que fuera que Mundo había logrado en su último intento de curarlo repentinamente se había deshecho. Para la completa confusión de Mundo, el chico se escabulló, sin haber sido curado.

Mundo gritó enojado.

—¿POR QUÉ MUNDO NO PODER SALVARLOS A TODOS?—

No todas las operaciones eran un éxito. Mundo sería el primero en admitirlo. Aun así, Mundo intentó concentrarse en lo positivo. Dejando de lado al paciente más reciente, Mundo había ayudado a mucha gente. Había tenido una jornada de trabajo completa y era momento de descansar.

Con el sol en ascenso, Mundo se fue a su casa y se metió en la cama. ¿Quién sabe que traería mañana? Otro paciente al que ayudar. Otra epidemia que detener.

El trabajo de un doctor nunca terminaba.


Dr. Mundo Do No Harm

No Dañar
(por por el artista empleado de Riot Rachel J. Corey)

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.