FANDOM


Editar pestaña
"Somos atemporales. Exigimos sacrificio." - Malzahar OriginalSquare Malzahar

Un fanático vidente dedicado a la unificación de toda la vida, Malzahar cree verdaderamente que El Vacío recién emergido es el camino a la salvación de Runaterra. En los páramos desiertos de Shurima, siguió las voces que le susurraban dentro de su mente, todo el camino hacia la antigua Icathia. En las ruinas de esa tierra, miró hacia el oscuro corazón del Vacío mismo y fue recompensado con un nuevo poder y propósito. Malzahar ahora se ve a sí mismo como un pastor, empoderado para llevar a otros al rebaño... o para liberar a las criaturas del vacío que yacen debajo.

Profeta del Vacío

Debajo del brillante sol de Shurima, siempre han existido lugareños bendecidos con el poder de la clarividencia. Malzahar, hijo único de una anciana pareja de vendedores de baratijas, no se percató de su don sino hasta que sus padres sucumbieron ante una enfermedad arrasadora que dejó al pequeño y traumatizado chico a su suerte en las calles de Amakra. Leía la fortuna en las alcantarillas a cambio de una moneda o de sobras de pan.

Su reputación creció cuando sus augurios probaron ser cada vez más acertados. Utilizaba su clarividencia para predecir con quién se casaría un curioso camellero, o para saber dónde caerían las dagas lanzadas en los juegos de azar en el bazar. Muy prontamente dejó de recibir patrones con sandalias sucias, sino con sandalias con joyas.

Sin embargo, debido a esto, Malzahar nunca podía ver su propio destino. Su futuro estaba escondido.

Cada vez más desilusionado con su éxito, se percató de las desigualdades comunes de la riqueza y presenció cómo aquellos que estaban inconformes con sus vidas actuaban con rencorosa violencia entre ellos. Le parecía que la gente estaba atada a un interminable ciclo de dolor, usualmente creado por ellos mismos, y ninguna profecía esperanzadora podía romperlo. Pronto Malzahar comenzó a sentir un gran vacío, por lo que abandonó sus pertenencias mortales y se fue de Amakra para siempre.

Por años vagó por las tierras, desde los páramos sin caminos de los sai menores hasta las ruinas de la antigua Shurima. Al distanciarse de los otros, por fin pudo estar solo con sus pensamientos. No solo adivinó qué tan cruel podía ser la gente, sino también lo corrupto que se volvería el mundo. Sus horas de vigilia se plagaron de visiones febriles, junto con susurros de otro mundo sobre guerras, rivalidades y sufrimiento sin fin.

Deambuló tan lejos que la arena se convirtió en sal. No podía saber que había llegado a Icathia, una ciudad perdida devastada en las guerras de una era pasada. Ahí, mirando hacia las profundidades de un abismo desgarrado, Malzahar abrió su mente inestable, ansioso por entender.

Y El Vacío le respondió.

Ese pudo haber sido el final de su historia; no obstante, Malzahar resistió. Aquello que permanecía debajo, en la oscuridad, se restregó, solo por un instante, contra el alma del vidente destrozado, y aun así sus energías extrañas y desconocidas saturaron su mente por completo.

La solitaria figura que había partido de Icathia ya no era solo un hombre, sino algo más magnífico. Malzahar había visto en el abismo el fin de todo el sufrimiento que había presenciado en su vida mortal. Se dio cuenta de que el futuro que le había parecido oculto todo ese tiempo era, de hecho, una visión de su verdadero destino: acelerar el inevitable final del mundo. Tenía que regresar con la gente y predicar la sagrada nada que alegremente los recibiría, tanto a los creyentes como a los que no. Se convertiría en el heraldo de la salvación del mundo.

Encontró a sus primeros discípulos entre los nómadas del desierto profundo. Ante sus ojos atónitos usó los nuevos poderes que le otorgó El Vacío para desgarrar a la misma tierra, llamando a criaturas chirriantes y de pesadilla para que se llevaran a cualquiera que se atreviera a desafiarlo. En cuestión de meses, extraños rumores comenzaron a viajar junto con las caravanas mercantiles; rumores de hombres y mujeres que se sacrificaban alegremente a poderes nunca antes vistos, y de potentes terremotos que abrían los cimientos de Shurima en nuevas fallas de cientos de kilómetros de longitud.

En los años venideros, la leyenda de Malzahar se difundió incluso a los puertos del norte. Mientras crecían los seguidores de "el Profeta", los habitantes de las cercanías experimentaban visiones maléficas que llegaban a sus corazones, mientras que el miedo daba pie a la superstición; incluso los duros pobladores de los páramos lejanos ahora hacen ofrendas de ganado para complacer a las criaturas de la nada de abajo.

Sin saberlo, esto ayudaba a Malzahar a convertirse en el pastor del fin.

Lee más

Campeón protagonista

Campeón mencionado

Kassadin OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Void Crest icon

Biografía

El Caminante del Vacío

Por Ariel Lawrence

Kog'Maw OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Biografía

La Boca del Abismo

Por Autor desconocido

Void The Touch Of The Void
EditarImagenReferencia

Void Crest icon

Historia corta

¿A Quién Conoce el Desierto?

Por Laurie Goulding

Shurima está muriendo. No creo que vuelva a surgir.

Universos alternativos

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.