FANDOM


Editar pestaña
“Empuña la luz, soporta el dolor y purifica este mundo de todas las sombras” - Lucian OriginalSquare Lucian

Lucian es un Centinela de la Luz y un sombrío cazador de espíritus inmortales, a los que persigue incansablemente y aniquila con sus dos pistolas reliquia. Después de que el espectro Thresh OriginalSquare Thresh matara a su esposa, Lucian se embarcó en el camino de la venganza. A pesar del retorno a la vida de Senna, su rabia permanece indemne. Despiadado y firme, nada detendrá a Lucian en su misión por proteger a los vivos de los horrores ancestrales de la Niebla Negra.

Purificador

Desde temprana edad, Lucian deseaba con todas sus fuerzas ser como su padre, Urias, miembro de la antigua orden de los Centinelas de la Luz. Mientras Lucian permanecía en su hogar, en Demacia, Urias solía deambular por todas partes para proteger a los vivos de los espectros de la Niebla Negra.

Urias deleitaba a Lucian con los relatos de sus aventuras, en donde triunfaban la valentía y el ingenio. Lucian se aferraba a cada palabra, imaginándose a sí mismo salvando a los habitantes de Runaterra junto a su padre. Pero Urias no quería que su hijo siguiera sus pasos; por el contrario, esperaba mantener a su familia lejos de la vida peligrosa que él había elegido.

Lucian esperaba ansioso la llegada del día en el que por fin se convertiría en el aprendiz de Urias, pero ese día nunca llegó.

En cambio, Lucian se quedó en Demacia, en donde se vio a sí mismo cada vez más en desacuerdo con la cultura del reino. Lo exasperaba particularmente el hecho de que Demacia exiliara a los magos pacíficos a las tierras del interior. Lucian se sentía pleno cuando protegía a los desterrados durante su peligrosa travesía. Ahí donde sus compatriotas solo veían forajidos, reduciendo el mundo a una mera división entre buenos y malos, Lucian iba más allá de esa mirada y se percataba de que eran personas que necesitaban ayuda.

Tras regresar a casa después de una de esas travesías, se encontró con una desconocida esperándolo en la puerta. Se presentó como Senna, una Centinela de la Luz. Acunando la pistola reliquia de Urias en sus manos, le explicó que su padre había caído en la batalla contra los antiguos espectros de la Niebla Negra.

Senna había sido la aprendiz de Urias y luchó a su lado durante años.

Lucian estaba conmocionado: no solo su padre había muerto, sino que frente a él estaba una mujer que había vivido la vida que él siempre había anhelado. Mientras Senna se despedía, Lucian la detuvo en la puerta e insistió en acompañarla. Él sabía lo que seguía: la vigilia por los centinelas caídos. Renuente, Senna le permitió que viniera con ella.

En el camino, los dos intercambiaron historias de su tiempo con Urias. Senna consolaba a Lucian con su franca sabiduría, mientras Lucian atenuaba su dolor con recuerdos cariñosos. Llegaron a la tierra natal de Urias, lejos de los territorios demacianos. Ahí, permanecieron en vela en nombre de los centinelas caídos.

Mientras se preparaban para marcharse, nubes oscuras cubrieron la costa, de las cuales surgieron espectros malvados que se lanzaron al ataque. Lucian estaba horrorizado; Senna, por su parte, desenfundó sus armas con una familiaridad sombría: esta era su maldición. Desde niña, la Niebla Negra la había acechado adondequiera que fuera, desatando su horror si ella permanecía demasiado tiempo en algún sitio.

Mientras Senna peleaba contra una de las criaturas, esta le arrebató de las manos la pistola de Urias. Al recogerla, Lucian sintió cómo su destino se abría paso frente a él. La tristeza abrasadora en su corazón se manifestó como una flecha de luz disparada desde la pistola que distrajo al espectro para que Senna pudiera exorcizarlo. Ella luchó contra los espíritus restantes antes de que el par pudiera marcharse, con la Niebla siempre persiguiéndola.

Nunca antes un no iniciado había disparado el arma reliquia de un centinela. Por vez primera, Lucian le había mostrado a Senna su potencial para unirse a la orden.

Con el tiempo, Senna le confió a Lucian la pistola de su padre y lo instruyó en las tácticas y doctrinas de los centinelas. Demostró ser alguien digno de esas lecciones. Lentamente se formó un vínculo entre ellos. La calidez y el carisma de Lucian eran el equilibrio perfecto para la disciplina y la determinación inquebrantable de Senna.

Lucian y Senna combatieron a una infinidad de engendros que surgían de la Niebla Negra, a la vez que su confianza mutua se convertía en amor. Mientras más se acercaba Lucian a Senna, más podía atestiguar la maldición que ella llevaba a cuestas. Cada conflicto lo endurecía y dividía el mundo en dos: la luz y la sombra, el bien y el mal. El deseo de Lucian por curar a Senna se convirtió en una cruzada que persiguió con una determinación temeraria.

Mientras exploraban una bóveda olvidada en busca de una cura, los dos centinelas fueron atacados por el monstruoso espectro Thresh. El macabro Carcelero Implacable era un enemigo peligroso. Cuando Senna dio la orden de retirarse y reagruparse, Lucian se negó a retroceder. Tras lanzarse al ataque imprudentemente, Lucian se dio cuenta de su error cuando Thresh tomó la delantera. Senna se interpuso en el camino de Thresh, implorándole a Lucian que huyera.

Mientras el polvo se asentaba, Senna yacía muerta frente a él y su alma había sido reclamada por la linterna sobrenatural de Thresh.

El sacrificio de Senna fue devastador para Lucian. Durante años, recorrió Runaterra al acecho, convertido en solo la cáscara del hombre que fue alguna vez. La furia y la amargura reemplazaron su antigua calidez. Armado con dos pistolas, la suya y la de Senna, Lucian se dispuso a cazar a Thresh, con la esperanza de destruir la linterna y liberar a su amor cautivo. Cuando por fin llegó el día del enfrentamiento, Lucian destrozó la linterna, pero, en vez de encontrar el descanso eterno, Senna reapareció.

El amor entre Lucian y Senna es un lazo que ni siquiera la muerte fue capaz de separar. Mientras Lucian batalla por comprender la forma alterada de Senna, se ve forzado a confrontar la suya. Ahora, él lucha por retornar a su versión pasada mientras lidia contra el hecho de que las fuerzas oscuras que tanto odia son lo único que mantiene a Senna a su lado.

A pesar de que Senna trajo consigo información de una nueva misión, Lucian sigue obsesionado con vengarse de Thresh, ya que está seguro de que las maquinaciones del Carcelero Implacable apenas han comenzado.

Referencias

[[en:Lucian/Background]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.