Wiki League of Legends
Advertisement
Wiki League of Legends
Lillia The Garden of Dreaming.jpg
Lillia
UniversoUniverso
League of LegendsLeague of Legends
DevelopmentDesarrollo

Lillia divider 01.png
"Es tan hermoso cuando los humanos florecen… ¡Yo puedo ayudarlos! Quizás. ¿Probablemente? Tal vez…".
- Lillia Lillia

Extremadamente tímida, la cervatilla Lillia vaga con temor por los bosques de Jonia. Escondida por fuera de la vista de los mortales, cuya naturaleza misteriosa la cautiva e intimida al mismo tiempo, Lillia espera descubrir por qué los sueños de los humanos ya no llegan al viejo Árbol de los Sueños. Ahora viaja por Jonia con su rama mágica en mano, en un intento por encontrar los sueños frustrados de las personas. Solo entonces Lillia podrá florecer y ayudar a otros a desenredar sus miedos para encontrar la chispa que yace en su interior. ¡Hip!

La Flor Tímida

En Ionia Crest icon.png Jonia, la magia vive en la tierra. Los bosques se extienden llenos de vida y los árboles con frecuencia ostentan tantos colores como hojas, tocados por las maravillas del reino espiritual.

Pero existe un bosque escondido que contiene otro tipo de magia: un jardín con un árbol en el centro que reúne los sueños de la humanidad en sus flores.

El Árbol de los Sueños creció de una semilla del Sauce Divino, que se alzaba en la antigua arboleda de Omikayalan. La semilla se desprendió cuando el Sauce Divino fue trágicamente talado y echó raíces en lo que luego se conoció como el Jardín del olvido. Cuidado por Ivern Ivern, el Árbol Padre, como muchos de los descendientes de Omikayalan, el Árbol de los Sueños creció en forma de espiral. Esparcía la magia de los deseos de la humanidad cada vez que los capullos llenos de sueños florecían.

Lillia nació cuando uno de los sueños propios del árbol quedó capturado en un capullo que cayó al suelo antes de florecer: algo que no había pasado jamás. Lillia floreció como una especie de cervatilla extraña con el capullo todavía sobre su cabeza. Su única compañía era su madre árbol y los sueños que llegaban al jardín cada noche.

La cervatilla se ocupaba de los capullos y a través de ellos aprendió mucho sobre la humanidad; fascinada con las personas y los lugares que vislumbraba, vivía dentro de un remolino de emociones y deseos que los mortales solo podían ver cuando cerraban los ojos.

Al cuidar de los sueños, Lillia también cuidaba a los soñadores, y llegó a considerar a cada uno de ellos como un nuevo amigo. Lo único que quería era un día poder conocer a las personas que imaginaban tales maravillas. Tanto lo deseaba que, con el tiempo, sus propios deseos se acumularon en un capullo del árbol.

Pero cuando Lillia finalmente conoció a los humanos, no fue nada parecido a un sueño familiar. Más bien fue como despertarse.

Algo estaba sucediendo en el mundo fuera del bosque de Lillia. La guerra se esparcía como fuego por la tierra y, con el tiempo, empezaron a llegar cada vez menos sueños al jardín. El propio árbol enfermó. Su tronco se llenó de nudos retorcidos que supuraban oscuridad.

Lillia hizo todo lo que pudo para cuidar a su madre árbol y a los sueños que todavía permanecían en los capullos, pero, en poco tiempo, el jardín se debilitó tanto que la violencia exterior se filtró. Una noche, unos guerreros entraron en el bosque y persiguieron a una figura solitaria hasta llegar al Árbol de los Sueños. Con un solo golpe errante de espada, la rama que contenía el sueño sin realizar de Lillia se precipitó hacia el suelo.

Lillia entró en pánico y los puso a dormir a todos, sorprendida por la diferencia entre los mortales que pensaba conocer y con los que se había encontrado.

Eran tan temerosos…, más parecidos a una maraña que a una chispa. Eran como los nudos…

Pero mientras los guerreros dormían y Lillia lloraba, un sueño emergió de la figura solitaria que los otros habían estado persiguiendo. Débilmente, flotó hasta la rama rota en el suelo y se instaló dentro del capullo.

Lillia levantó la rama. Podía sentir al sueño. Mientras le susurraba y lo calmaba, brilló con más intensidad… y ella también. El capullo sobre su cabeza se abrió y la magia se arremolinó a su alrededor como polen brillante. En ese momento, arrastrada por la posibilidad y el asombro, Lillia también floreció… hasta que, con un estornudo, la magia se dispersó por el bosque.

Uno a uno, los humanos se despertaron, incapaces de recordar qué los había traído hasta el bosque ni qué había sucedido. Ninguno se percató de la tímida cervatilla escondida detrás del árbol. Lillia observó con alivio cómo los humanos se marchaban, todavía viendo únicamente marañas confundidas… Pero ahora sabía que había una chispa después de todo.

Y si sus sueños no venían al árbol, ella los traería.

Con su rama, Lillia abandonó el jardín y se internó en el mundo de los humanos: un mundo que siempre había deseado conocer, pero que también la asustaba más que cualquier otra cosa. Era tan distinto a lo que había pensado.

Escondida fuera de la vista, Lillia ahora ayuda a nacer a los sueños de la gente, determinados por atisbos de lo que podrían ser y por lo que puede estar atrapado debajo de sus marañas. Al ayudar a los humanos a hacer realidad sus deseos más profundos, Lillia hace realidad los suyos y el capullo en su cabeza florece cuando la felicidad la inunda.

Aunque la oscuridad esté invadiendo Jonia una vez más, solo se trata de una máscara: debajo de ella, yace la chispa familiar de la esperanza. Solo enfrentándose al mundo, y a sí misma, Lillia podrá desenredar sus nudos.

Lee más

Campeón protagonista

Lillia The Garden of Dreaming.jpg
EditarImagenReferencia

Jonia Crest icon.png

Historia corta

El Jardín de los Sueños

Por David Slagle

Lentamente, la niña se encamina hacia el bosque. Y, en ocasiones, debajo del bosque, donde el dosel de hojas teje una manta verde contra las nubes. ¡Oh! ¡Y a veces sobre el bosque cuando hay raíces! No te tropieces, niñita, no te tropieces. Y ahora..., ella va a través de él.

Lillia Beyond the Garden.jpg
EditarImagenReferencia

Jonia Crest icon.png

Video

Más Allá del Jardín

Con la llegada del festival de la Flor Espiritual, una cervatilla mágica se arma de valor para aventurarse y descubrir el misterio detrás de su bosque enfermo.

Campeón mencionado

Yone Teaser 02.jpg
EditarImagenReferencia

Jonia Crest icon.png

Video

El Camino, un Mito Jonio

En la raíz de todos los mitos, hay una pizca de verdad. Un espadachín fallecido debe decidir si hará las paces con su pasado o si se dejará consumir por él.

Referencias

Advertisement