FANDOM


Editar pestaña
"El niño no está. El asesino permanece." - Kayn OriginalSquare Kayn

Shieda Kayn, un practicante sin igual de la letal magia sombría, lucha para alcanzar su verdadero destino: conducir la Orden de la Sombra hacia una nueva era de supremacía jonia. Esgrime el arma darkin viviente Rhaast OriginalSquare Rhaast, inmutable ante la progresiva corrupción de su cuerpo y su mente. Solo hay dos resultados posibles: o Kayn somete el arma a su voluntad... o la guadaña malévola lo consume por completo, dando lugar a la destrucción de Runaterra.

Segador Sombrío

Noxiano de nacimiento, Shieda Kayn y otros como él fueron reclutados como niños soldados, una práctica cruel utilizada solo por los comandantes más retorcidos del imperio de Boram Darkwill. Tras la desastrosa batalla en el Placidium de Navori, la invasión fue reformulada deliberadamente para ser una prolongada guerra de agotamiento. La compasión de Jonia era una debilidad a explotar; sus guerreros dudarían antes de abatir a un presunto inocente. Por lo tanto, apenas capaz de levantar la espada que le habían otorgado, el primer día de Kayn en la batalla debía ser su último.

Atacando a la provincia de Bahrl, las fuerzas Noxianas desembarcaron en la boca del río Epool. Kayn y los demás conformaban una vanguardia renuente y se enfrentaban a bandas desorganizadas de lugareños que defendían su hogar de los conocidos invasores. Mientras sus jóvenes compañeros eran abatidos o huían del campo de batalla, Kayn no demostró temor. Dejó caer su pesada espada y recogió una hoz caída para enfrentarse a los sorprendidos jonios mientras los Noxianos atacaban desde el costado.

La masacre fue abrumadora. Granjeros, cazadores, incluso algunos vastayanos... todos fueron descuartizados sin ceremonia.

Dos días después, una vez que se corrió la voz por los territorios sureños, la Orden de la Sombra llegó hasta esta macabra escena. Su líder, Zed OriginalSquare Zed, sabía que esta área no tenía importancia táctica. La masacre debía ser un mensaje. Noxus no mostraría misericordia.

Un titilante destello de acero capturó su mirada. Un chico de no más de diez años yacía en el barro, elevando su hoz rota hacia el maestro asesino, los nudillos sangrientos casi blancos. Los ojos del chico albergaban un dolor que contradecía su edad y, a pesar de ello, ardían con toda la furia de un guerrero curtido. Su tenacidad no era algo que se podía enseñar. Zed vio en este chico, este sobreviviente Noxiano abandonado, un arma que podría rebelarse contra aquellos que lo enviaron allí a morir. El asesino le tendió una mano y recibió a Kayn en la Orden de la Sombra.

Tradicionalmente, los aprendices pasaban años entrenando con una sola arma de su elección, pero Kayn las dominaba todas, para él eran simples herramientas y él era el arma. Veía la armadura como una carga engorrosa, prefería arroparse en las sombras y matar a sus enemigos con rapidez y sigilo. Estas ágiles ejecuciones infundieron miedo en los corazones de aquellos con la suficiente fortuna para ser perdonados.

A medida que crecía la leyenda de Kayn, también lo hacía su arrogancia. Creía que en verdad un día su poder eclipsaría incluso al de Zed.

Esta soberbia llevó a Kayn a aceptar su última prueba: buscar un arma Darkin recientemente desenterrada en Noxus e impedir que fuera utilizada en contra de los defensores agotados de Jonia. Aceptó sin dudarlo y sin cuestionar por qué había sido escogido para esa tarea. En efecto, si bien cualquier otro aprendiz hubiera destruido la guadaña viva conocida como Rhaast OriginalSquare Rhaast, Kayn la tomó para él.

La corrupción se presentó en el momento en que sus dedos se cerraron alrededor del arma y los unió en una lucha fatídica. Rhaast había esperado desde hacía mucho tiempo el huésped perfecto para reunirse con sus hermanos Darkin y arrasar el mundo, pero Kayn no sería fácil de dominar. Él regresa triunfante a Jonia, convencido de que Zed lo nombrará como el nuevo líder de la Orden de la Sombra.

Lee más

Campeón protagonista

Kayn The Path of Shadows 01
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Video

El Camino de las Sombras

¿Dará muerte con un susurro o hará gritar al mundo?

Kayn Darkin Corruption
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Historia corta • Lectura de 5 minutos

La Cuchilla Milenaria

Por Michael McCarthy

Kayn, parado con seguridad a la sombra de los Noxtoraa y rodeado de soldados muertos, sonrió frente a la ironía. Estos arcos triunfales de piedra negra fueron erigidos para honrar la fuerza de Noxus, para infundir miedo y para demandar lealtad de todo aquel que los cruzara. Ahora el lugar era una lápida, un monumento a la fuerza y la arrogancia falsas, así como un símbolo de los guerreros caídos cuyo miedo los traicionó.

Zed Comic 1 Cover 2
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 1

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

Zed es atraído de vuelta a una aldea donde él y Shen una vez encontraron un gran mal, un brutal asesino de sus resurgir pasados: ¡el psicópata dotado de magia Khada Jhin!

Zed Comic 2 Cover 2
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 2

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

¡Zed está bajo ataque desde todos los lados! ¡Él y su banda de asesinos son emboscados por el retorcido Khada Jhin! Para sobrevivir, Zed se verá obligado a enfrentar sus pecados pasados y buscar la ayuda de su enemigo más amargo: ¡el Ojo del Crepúsculo, Shen!

Zed Comic 3 Cover 1
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 3

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

Para sobrevivir, Zed se verá obligado a enfrentar sus pecados pasados y buscar la ayuda de su enemigo más amargo: ¡el Ojo del Crepúsculo, Shen!

Zed Comic 4 Cover 2
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 4

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

¡El plan maestro de Khada Jhin se combina de la manera más explosiva y mortal! Pero incluso si Zed y Shen sobreviven, ¡podrían matarse entre ellos! ¡Solo quedará uno al final de este número!

Zed Comic 5 Cover 2
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 5

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

Zed ha sido capturado y está a merced de su enemigo más amargo, ¡y alguna vez el amigo más confiable, Shen! Mientras tanto, Akali se va sola en busca del mortal Jhin, ¡un viaje que puede llevarla a su propio destino! ¿Pero cuál es el final del juego de Jhin?

Zed Comic 6 Cover 2
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Cómic

Zed: N.° 6

Por Odin Shafer, Edgar Salazar, Lorenzo Ruggiero, Chris O'Halloran

Todo ha llevado a esto: ¡Zed y Shen, unidos en una batalla final con el asesino psicópata Khada Jhin! ¡Y la vida del cautivo Akali pende de un hilo! Entonces, el mayor enemigo de Shen y Zed se revelará... ¡y nunca adivinarás quién es! Se revelarán impactantes secretos sobre el pasado Y el presente ... ¡y el que sobreviva tendrá que recoger las piezas!

Campeón mencionado

Void The Fall Of Icathia
EditarImagenReferencia

Void Crest icon

Historia corta • Lectura de 22 minutos

Donde Alguna Vez Estuvo Icathia

Por Graham McNeill

Mi nombre es Axamuk Var-Choi Kohari Icath'or.

Zed OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Biografía

El Maestro de las Sombras

Por Michael Luo, Ariel Lawrence

Darkin The Great Darkin War
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta

La Leyenda de los Darkin

Por Graham McNeill

Los darkin cargan consigo una triple maldición: la primera por el antiguo enemigo al cual se enfrentaron; luego, por la caída de su imperio glorioso; y por último, por la traición que los condenó por toda la eternidad.

Universos alternativos

Odyssey Welcome Aboard
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon

Video

Bienvenido a Bordo

Considera que esta es tu invitación para unirte al mejor equipo de la galaxia.

Odyssey The Lure
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon

Historia corta

El Señuelo

Por Dan Abnett

Keelo siempre gritaba ‘‘¡Sorpresa!’’ cuando atacaba.

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.