Wiki League of Legends
Advertisement
Wiki League of Legends
Galio OriginalCentered.jpg
Galio
UniversoUniverso
League of LegendsLeague of Legends

"¡Detrás de mí, demaciano! Tal vez no lo hayas notado, pero soy muy grande."
- Galio Galio

En las afueras de la resplandeciente ciudad de Demacia, el coloso de piedra Galio se mantiene en guardia constante. Construido como un baluarte contra los magos enemigos, se mantiene inmóvil durante décadas hasta que la presencia de magia poderosa lo despierta. Una vez activado, Galio pasa la mayor parte del tiempo saboreando la emoción de la pelea y el excepcional honor de defender a sus compatriotas. Pero sus triunfos siempre son agridulces, pues la magia que él destruye es también la fuente de su reanimación y cada victoria lo desactiva una vez más.

Coloso

La creación de Galio comenzó tras las Guerras Rúnicas, cuando refugiados de toda la tierra huían del destructivo poder de la magia. Algunos dicen que en el oeste de Valoran, un grupo de estas personas desplazadas eran perseguidas por una banda de crueles magos oscuros. Exhaustos tras días sin descansar, los refugiados se escondieron entre las sombras de un ancestral bosque petrificado. Los hechiceros que los perseguían de repente descubrieron que su magia no tenía efecto en los extraños bosques.

Parecía que los árboles fosilizados eran un amortiguador natural de la magia y cualquier hechicería utilizada en su interior simplemente se esfumaba. Ahora que no estaban indefensos, los refugiados atacaron con sus espadas a los magos oscuros y los expulsaron de aquellas tierras.

Algunos decidieron que este refugio contra la magia era un regalo de los dioses, otros lo vieron como una recompensa justa por su terrible travesía, pero todos estuvieron de acuerdo en que este debía ser su nuevo hogar.

Con el paso de los años, los pobladores crearon objetos de protección con madera encantada. Con el tiempo, descubrieron que podía mezclarse con cenizas y cal para hacer petricita, un material con una poderosa resistencia a la magia. Sería el cimiento de su nueva civilización, con el cual formarían los muros del nuevo reino de Demacia.

Durante años, las barreras de petricita eran lo único que los demacianos necesitaban para sentirse seguros de las amenazas mágicas dentro de las fronteras de su tierra. En los casos poco comunes en los que necesitaban arreglar un conflicto en las afueras, su ejército demostró ser feroz y formidable. Sin embargo, cuando sus enemigos empleaban hechicería, el ejército itinerante deDemacia tenía poco con qué enfrentarlos. Los ancianos del reino decidieron que, de alguna manera, necesitaban llevar la seguridad que proveían sus muros amortiguadores de magia a la batalla. Comisionaron al escultor Durand para que moldeara una clase de escudo de petricita para el ejército y, dos años después, el artista develó su obra maestra. Aunque no era lo que muchos estaban esperando, la grandiosa estatua alada Galio sería vital para la defensa de la nación, además de servir como un símbolo del poderío de Demacia en todo Runaterra.

Cada vez que el ejército era enviado a enfrentar una amenaza mágica, movilizaban a Galio. Usando un sistema de poleas, trineos de acero y un sinfín de bueyes, llevaban a la grandiosa figura de piedra al campo de batalla. La presencia de tal cantidad de petricita fácilmente anulaba casi cualquier ataque arcano, lo que le dio a la gente que alguna vez había huido de la magia la capacidad de enfrentarla en guerra abierta. Muchos de los posibles invasores quedaban paralizados ante el mero avistamiento de la impresionante figura que se cernía por encima de los árboles. El titán que "comía magia" inspiraba a un reino y aterrorizaba a aquellos que se le oponían. Durante todo ese tiempo, nadie consideró lo que podría ocasionar exponer a la estatua a esas inimaginables cantidades de energía arcana...

El extraño efecto de aquellas magias alteraría el curso de la historia. Demacia había estado inmersa en una extenuante batalla contra las fuerzas noxianas en las Montañas Colmillo Verde, al norte de Valoran. Sin que los demacianos supieran, Noxus había armado un grupo élite de magos guerreros conocidos como el Puño Arcano. Cuando las fuerzas terrestres invasoras acorralaron a los demacianos en un enorme valle, el Puño Arcano los bombardeó con flechas crepitantes de poder místico puro. Para sorpresa de los demacianos, los proyectiles atravesaron el campo antimagia de Galio.

Durante trece días, el ejército de Demacia fue golpeado por sus enemigos y los sobrevivientes sintieron su moral evaporarse con cada hora transcurrida. Justo cuando sus ánimos no podían caer más bajo, escucharon el familiar trueno de las explosiones arcanas atravesando sus filas. Pero en esta ocasión, las explosiones fueron seguidas de un nuevo sonido. Un lento y ensordecedor estruendo estremeció el valle, como si dos montañas estuvieran chocando. Cuando una enorme sombra se formó sobre ellos, las tropas demacianas aterrorizadas se estremecieron y se prepararon para morir.

—¿Peleamos?—, bramó una profunda voz desde arriba.

Para el asombro de los demacianos, el sonido provenía de un imponente coloso a sus espaldas. Galio se movía y hablaba, por voluntad propia. De alguna manera, la acumulación de magia que había absorbido le había dado vida.

Los asombrados espectadores se quedaron boquiabiertos ante el titán mientras trataban de entender qué estaba pasando. Antes de que pudieran comprenderlo, otro abrasador proyectil descendió hacia el campo demaciano con una trayectoria perfecta para eliminar a los soldados restantes. Galio se lanzó hacia el frente de las tropas y absorbió absorbió el ataque con su masiva estructura de piedra.

Se volteó hacia la fuente del proyectil y vio a cinco humanos diminutos en las pendientes de la montaña cercana.

—¡Magos enemigos! ¡Que comience la violencia!— gritó el coloso.

Mientras subía por la montaña, los noxianos centraron todos sus esfuerzos en un embudo concentrado de energía arcana que habría derretido casi cualquier piedra en Valoran. Pero mientras el embudo se disipaba, los magos vieron que el titán permanecía en pie, con los ojos cerrados y brillando cálidamente, como si estuviera absorbiendo la ofensiva magia. Entonces, casi con entusiasmo juvenil, Galio continuó subiendo la pendiente y aplastó aplastó al Puño Arcano contra el rocoso suelo.

Mientras las fuerzas noxianas restantes huían, los demacianos sobrevivientes estallaron en aclamación por la victoria. Estaban ansiosos por agradecer al centinela de petricita que los hubiera salvado, pero tan rápido como había cobrado vida, el temible protector había dejado de moverse, regresando a la misma posición que siempre había mantenido sobre su pedestal.

De vuelta a casa, la extraña historia del coloso viviente fue contada en voz baja por los pocos que habían sobrevivido a la Batalla del Colmillo Verde. Pero siempre era recibida con incredulidad silenciosa, como uno si fuera otra historia de un loco más. Con el tiempo, los que habían presenciado la animación de Galio simplemente dejaron de hablar al respecto, por miedo a que su cordura fuera cuestionada. Se convirtió en una simple leyenda, quizás una alegoría inventada en los días antiguos para ayudar a la gente a superar los tiempos difíciles.

Ninguna persona de las cuatro esquinas del reino hubiera creído que el coloso continuaba viendo todo lo que ocurría a su alrededor. Incluso inmóvil, mantenía su conciencia, ansioso por experimentar la sensación visceral de la batalla una vez más. Golpear enemigos con gigantescos puños de piedra era emocionante, pero estar atrapado en un gigantesco cuerpo de piedra, incapaz de moverse, era trágico.

Forzado a observar en silencio, Galio miraba a los humanos pasar por debajo de él, rindiéndole homenaje año tras año, como en un sueño distante y borroso. Aunque sabía muy poco de ellos individualmente, comenzó a sentir que los conocía como pueblo. Lo desconcertaba verlos desaparecer uno a uno con el paso del tiempo, aparentemente reemplazados con nuevos cuerpos, con nuevas vidas.

Se preguntaba a dónde iban cuando desaparecían. Tal vez los enviaban a ser restaurados, como Galio cuando regresaba de una pelea.

Después de una de las tantas batallas contra los bárbaros del Fréljord, Galio vio largas hileras de hombres cargando de vuelta a la ciudad lo que parecían ser camillas cubiertas. Mientras la procesión pasaba frente a él, una de las cubiertas cayó y reveló el quieto y pálido rostro de un joven soldado. Era un chico al que Galio había visto antes, y el coloso no podía entender por qué alguien tan audaz elegiría ser transportado por toda la ciudad en una camilla cubierta. Galio comenzó a darse cuenta de la dolorosa respuesta a su pregunta. A diferencia de él, la gente no podía ser repintada ni restaurada tan fácilmente. Los humanos eran criaturas frágiles y efímeras, y ahora comprendía cuánto necesitaban de su protección. Pelear había sido su pasión, pero la gente era ahora su propósito.

Desde entonces, Galio ha sido capaz de unirse a la batalla solo un puñado de veces y en ocasiones ha pasado siglos inmóvil. La magia se volvió más infrecuente en el mundo, así que él se mantiene en su estado inactivo, observándolo todo a través de la neblina de sus sueños despiertos. La mayor esperanza de la gigantesca estatua es ser bendecido con una magia tan poderosa que nunca tenga que volver a dormirse.

Solo entonces Galio podrá servir enteramente a su propósito: mantenerse siempre en pie y pelear como un constante protector de Demacia.

Lee más

Campeón protagonista

Galio Lux Flesh and Stone 01.png
EditarImagenReferencia

Demacia Crest icon.png

Historia corta • Lectura de 17 minutos

Carne y Roca

Por John O'Bryan

Una joven avergonzada de su poder. Un monolito al que le sobra curiosidad. ¿Un par dispar o la pareja perfecta?

Galio A Hero Wakes.png
EditarImagenReferencia

Demacia Crest icon.png

Historia corta • Lectura de 6 minutos

Despierta un Héroe

Por John O'Bryan

Una pizca de magia es todo lo que se necesita para despertar al Coloso e invitarlo a destrozar todo. Acaba de obtener una.

Galio Garen Lux Sylas Warriors.jpg
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon.png

Video

Warriors

Campeón mencionado

Vladimir Art is Life.jpg
EditarImagenReferencia

Noxus Crest icon.png

Historia corta

El Arte es Vida

Por Graham McNeill

Las noches en Noxus jamás eran silenciosas.

Universos alternativos

Crystal Quest 2 cover.jpg
EditarImagenReferencia

Fréljord Crest icon.png

Cómic

Búsqueda del Cristal: Serie 2

Por ARTeapot

Referencias

Advertisement