Wiki League of Legends
Wiki League of Legends

Shadow Isles The Sundered Vaults Of Arcana.jpg
EditarImagenReferencia

Islas de la Sombra Crest icon.png

Narración

El Lamento del Príncipe

Por Graham McNeill

Raspa el banco de musgo sin sol.

Lore

<soundcloud url = "https://soundcloud.com/leagueoflegends/sets/the-princelings-lament" width = "500" height = "100"/>

Hoy os contaré una historia que está colmada de tristeza. Se habla de la hija de un rey conocida por su bondad y su belleza. Pero eso fue hace tiempo, ya no queda nada. Lleva siglos muerta y enterrada.

Llegó un joven príncipe y se casó con la heredera. Sin embargo, el festín de bodas no fue feliz como el rey quisiera. Ella fue envenenada por la bebida, y el príncipe partió para salvarle la vida.

Muchos se unieron, dispuestos a asistirlo en sus aventuras. Navegaron incontables millas, y llegaron a las tierras más oscuras. Maldito lugar, perdición de todo hombre, las Islas de la Sombra tenía por nombre.

Soportando el terrible hedor de la muerte y el lamento, no encontraron rastros de vida, pero sí de movimiento. Eran espíritus de almas en pena, un mal augurio de su eterna condena.

Los hombres del príncipe lucharon con valor, pero apareció un enemigo temible. Era la Sombra de la Guerra la Sombra de la Guerra, infame, malvado e invencible. Al verlos morir, el príncipe salió corriendo. No quería morir de un modo tan sangriento.

Solo y perdido en la oscura noche, huyendo de los espectros del mal, en un claro iluminado por la luna se topó con un monje fantasmal monje fantasmal. Le dijo: “¡Ayúdame! Con tus esfuerzos y los míos combatiremos la maldad de estos seres impíos.”

“Aquí todos somos iguales a los ojos de los difuntos. El triunfo llegará junto al alba. Que sea como dices, luchemos juntos. Hoy aprenderás secretos furtivos que llevan siglos a salvo de los vivos.”

Decidieron unir fuerzas, y en aquel campo de huesos se defendieron de los espíritus de la isla que llevaban siglos presos. Nunca llegó el amanecer, pero sí el fin de la lucha. “Hemos ganado, monje, ahora desembucha”.

El príncipe escuchó la historia ancestral de una reina, y de cómo tras su muerte su marido perdió la cordura y condenó a las Islas a la peor suerte. Todo por su orgullo y pensar que los reyes podrían desafiar a la naturaleza y sus leyes.

Su magia desató un azote de maldad, toda la isla se volvió sombría. Envuelta por la Niebla Negra, privada para siempre de la luz del día. Se extinguió la vida, y el tiempo detuvo su paso. Atroces fueron las consecuencias de aquel fracaso.

Ni en el rincón más recóndito quedaba rastro de gloria o esplendor. Solo había corrupción, depravación, murmullos fantasmales de pena y dolor. Las propias víctimas de la calamidad ahora amenazaban a toda la humanidad.

El joven escuchó sin mediar palabra al monje de rostro mortecino. Parecía saberlo todo, incluso lo advirtió de su destino: “Puedes mentir tanto como gustes, pero yo veo a través de tus embustes”.

Ya no tenía sentido ocultar todas las maldades que había hecho. Admitió sin remordimientos envenenar a su esposa bajo su propio techo. Solo ansiaba poder, nunca la había amado, no había amor en su corazón despiadado.

Pero, con su último aliento, la princesa recitó un hechizo fatal. Invocó al Espíritu de la Venganza Espíritu de la Venganza y le imploró justicia inmortal. Pagó su alma como sacrificio. Kalista partió para cumplir su juicio.

Entonces la niebla se volvió densa, había llegado la hora. Comenzó a emanar un frío intenso, y apareció la etérea cazadora. Igual que termina una triste canción, cesaron los latidos en su vil corazón.

Cuando cesaron sus gritos, en su última agonía el príncipe murió pensando que ya nunca reinaría. Demasiado lejos llegó su ambición. Demasiado lejos, y fue su perdición.

Su alma levitó a la deriva, buscando la luz del sol. Pero en su lugar encontró el brillo cadavérico de un farol. El Carcelero Thresh Thresh, de piedad vacío, se lo dejó claro: “Ahora eres mío”.

No permitáis que esta historia se borre jamás de vuestra memoria. Vivid una vida plena con vuestros seres queridos. Vivid, vivid como el que más.

Porque llegará vuestra hora y no habrá vuelta atrás...

Trivia

Para una mirada detallada, vea El Lamento del Príncipe
  • El Lamento del Príncipe sirve como el evento principal para reintroducir a las Islas de la Sombra en el nuevo canon. Fue lanzado junto con la Actualización de Campeón de Yorick Yorick.

Referencias

 v · e