Wiki League of Legends
Advertisement
Dr. Mundo Do No Harm.jpg
Dr. Mundo
UniversoUniverso
League of LegendsLeague of Legends
Teamfight TacticsTeamfight Tactics
DevelopmentDesarrollo

"Yo ser buen doctor. Pacientes nunca regresar".
- Dr. Mundo Dr. Mundo

El Dr. Mundo Dr. Mundo, completamente demente, trágicamente homicida y espeluznantemente morado, es la razón por la que los ciudadanos de Zaun permanecen en sus casas en las noches particularmente oscuras. Ahora un médico autoproclamado, en otra vida fue un paciente del manicomio más infame de Zaun Crest icon.png Zaun. Después de curar a todo el personal, el Dr. Mundo estableció su consultorio en los pabellones vacíos que alguna vez lo albergaron y comenzó a imitar los procedimientos muy poco éticos que tantas veces había recibido él mismo. Con un armario lleno de medicamentos y cero conocimiento médico, cada inyección que se aplica aumenta su monstruosidad y aterroriza a los desafortunados pacientes que deambulan cerca de su consultorio.

Loco de Zaun

En los pabellones del infame manicomio de Zaun Crest icon.png Zaun, una monstruosa figura solitaria vaga por los pasillos. Sus métodos son atrevidos, su sierra está afilada y sus pacientes están aterrorizados. Porque este hombre no es ningún doctor, excepto en las fantasías de su propia mente.

Aunque su verdadero nombre se perdió en el tiempo y la memoria, Dr. Mundo fue alguna vez un pacificador que trabajaba para uno de los quimobarones más poderosos de Zaun. Conocido por su bulliciosa amabilidad, era extraordinariamente bondadoso para alguien que se ganaba la vida usando la intimidación física. Siempre era rápido para inventar un apodo amigable o dar un golpecito en la espalda, y con frecuencia ignoraba felizmente los conflictos en los que se metía. Causarle un conflicto a su jefe fue solo cuestión de tiempo.

Decidido a hacer de su subordinado un ejemplo para todos, el quimobarón lo envió al Hospital Psiquiátrico Osweld, un lugar famoso por sus tratamientos inhumanos y remedios dudosos. El barón observó con satisfacción cómo encarcelaban a su pacificador y lo arrastraban a los confines acolchonados de la celda de máxima seguridad del manicomio.

En los meses siguientes, el pacificador fue víctima de horrores indescriptibles cometidos por sus supuestos cuidadores. Se le realizaron tratamientos experimentales sin ningún tipo de preocupación por el bienestar del paciente. Picaron sus nervios, cercenaron sus lóbulos y le suministraron en grandes cantidades medicinas no autorizadas. El pacificador comenzó a cambiar, y su contextura de por sí grande se hizo cada día más musculosa. Su cerebro, sin embargo, sufrió el peor de los destinos. Como perdió todos los recuerdos de su vida pasada, el pacificador luchaba para encontrarle sentido al cruel mundo que lo rodeaba. Bajó la vista y contempló su viejo chaleco de fuerza... era casi igual a las batas blancas que usaban los profesionales médicos a su alrededor.

Malinterpretando las palabras de su propio uniforme, comenzó a asumir un nuevo nombre y una nueva profesión.

Yo también debo ser un doctor. ¿Por qué otro motivo estaría en este condenado manicomio?, pensó. Y todas estas personas... deben ser mis pacientes.

Al fin llegó el día en el que el quimobarón acudió al manicomio para liberar a su pacificador. Para su sorpresa, no había nadie para recibirlo en el vestíbulo. Los pasillos estaban vacíos y silenciosos, excepto por el balbuceo débil e incoherente de un paciente trastornado en una habitación al final del pasillo.

El barón entró a la habitación y se encontró con una escena escalofriante: desperdigados por el piso yacían incontables cadáveres, tanto pacientes como médicos, tan desmembrados que era imposible reconocerlos. De pie encima de ellos, una monstruosidad corpulenta y morada mascullaba incoherencias mientras una larga lengua azul le colgaba por una de las comisuras de su enorme boca. Sus músculos sobresalían por debajo de las vestimentas demasiado pequeñas, y en su puño cerrado sostenía una sierra quirúrgica. El barón palideció cuando su mirada se posó en la cara del monstruo, ya que reconoció en ella a su antiguo pacificador.

El monstruo, que no recordaba a su antiguo jefe, solo vio otro paciente desesperado por un tratamiento. La criatura morada avanzó pesadamente hacia el quimobarón, meneando su sierra con anticipación. El barón desenfundó su pistola quimtech y disparó. El tiro perforó la masa amenazante que se cernía frente a él y consiguió hacer tambalear al monstruo...

Pero solo por un momento.

El orificio en la carne de la criatura se cerró rápidamente mientras nuevas fibras de músculo volvían a crecer sobre la herida. El monstruo hizo una pausa, lo miró inquisitivamente y masculló: Tú enfermo. ¡Necesitar ayuda!.

Imitando lo que había visto hacer incontables veces a los antiguos profesionales del manicomio, el pacificador arrojó al hombre sobre una camilla cercana, ató sus brazos con las correas y preparó los instrumentos para la cirugía. El quimobarón palideció cuando se dio cuenta del destino nefasto que le esperaba.

La cirugía resultante, como tantas otras antes y después, no fue exitosa. El incipiente doctor agregó los restos de su paciente más reciente a la pila en el piso. Aunque estaba triste porque no había podido salvarlo, sabía que había hecho todo lo que estaba a su alcance. Además, tendría otras oportunidades. Zaun estaba lleno de enfermos esperando curarse. De nuevo con una sonrisa en su rostro, dejó el hospital y se echó a andar a las calles en busca de más pacientes.

Lee más

Campeón protagonista

Dr. Mundo Mundos Medikul Jernel.jpg
EditarImagenReferencia

Zaun Crest icon.png

Historia corta

Dairio Mediko de Mundo

Por Dr. Mundo

Algunas porciones de este texto fueron transcritas con fines de legibilidad y editadas para corregir gramática por John O'Bryan.

Dr. Mundo Do No Harm.jpg
EditarImagenReferencia

Zaun Crest icon.png

Historia corta • Lectura de 4 minutos

No Dañar

Por Anthony Burch

‘‘Ha pasado tiempo’’, pensó Mundo, acariciando la lengua gigante que colgaba de su boca, como un criminal ejecutado columpiándose en una horca, ‘‘desde que Mundo hacer visita a domicilio’’.

Universos alternativos

Olaf OvE2 cover.jpg
EditarImagenReferencia

Fréljord Crest icon.png

Cómic

Olaf vs Todo: Serie 2

Por Tom Barton

Referencias

Advertisement