FANDOM


Editar pestaña
"Este lugar arderá, no por culpa de una llama avivada por el viento, sino porque yo busco venganza." - BrandSquare Brand

La criatura conocida como Brand, quien alguna vez fuera Kegan Rhode, miembro de una tribu del gélido Fréljord, es una lección sobre la tentación de un poder mayor. En la búsqueda de una de las legendarias Runas Geogénicas, Kegan traicionó a sus compañeros y se la quedó para sí mismo; en un instante, el hombre dejó de serlo. Su alma se consumió, su cuerpo se convirtió en un recipiente de la llama viva. Ahora, Brand merodea en Valoran en busca de otras Runas, jurando vengarse por los males que ni en una decena de vidas mortales podría haber sufrido.

Venganza Ardiente

Hijo de una sanadora freljordiana, Kegan Rodhe nació como un forastero. La poca magia y conocimientos de herbolaria que su madre poseía les permitieron a ambos sobrevivir en los márgenes de una pequeña comunidad costera llamada Dominios de Rygann. Sus amigos eran pocos y esporádicos. Desde niño supo que su padre fue un saqueador enemigo, y que él (y por consiguiente Kegan) habían sido el motivo por el cual su madre fue repudiada. Los aldeanos lo llamaban el bastardo saqueador. Kegan permitió que su soledad y su rencor ardieran, tornándolo en ocasiones violento.

Después de soportar por años lo que parecería un invierno interminable, el frágil cuerpo de su madre por fin se rindió. Mientras Kegan esparcía sus cenizas, pensó en todas las personas a las que ella había sanado durante su vida. Nadie se presentó a dar sus condolencias. Supo que también deseaban que él desapareciera en el frío aire.

Les daría en el gusto, pero no sin antes vengarse. Incendió la aldea y huyó por la noche, dejando tras de sí cicatrices que nunca sanarían.

Kegan merodeó por la tundra helada del Fréljord. Se dijo a sí mismo que estaba buscando a su padre, pero en el fondo sabía que estaba buscando a un amigo... o, por lo menos, un rostro amable. Al no encontrar ninguno de los dos, entró en una cueva, esperando la muerte.

Pero no fue esta quien llegó a él, sino otro forastero.

El misterioso mago llamado RyzeSquare Ryze vio el potencial de este joven semicongelado y lo acogió como su aprendiz. Maestro y alumno se esforzaron mientras la naciente magia salvaje de Kegan los frustraba a ambos, al tiempo que las peticiones de Ryze por mantener la paciencia y la humildad caían en saco roto.

Desafortunadamente, instruir a Kegan siempre quedaba en segundo plano con respecto a la misión original de Ryze. Había deseado hacía mucho tiempo recolectar y esconder un poder que podía resultar en el fin de Runaterra: las legendarias Runas Geogénicas. Tras localizar una de ellas, Kegan se enfrentó a la misma tentación desesperada que en el pasado había llevado a tantos otros a la locura. Las Runas eran la fuente de toda la magia en el mundo y, desobedeciendo las advertencias de su maestro, escogió alcanzar ese poder para sí mismo.

Derrotado, Ryze se vio forzado a presenciar cómo la magia pura calcinaba a su aprendiz; el alma de Kegan se consumió completamente. La criatura que nació en ese momento ya no era el amargado joven que Ryze había rescatado de las nieves, ni tampoco el mago freljordiano que consideró su amigo.

En cambio, este ser vengativo de fuego y furia que ahora caminaba sobre el reino mortal sería conocido como Brand.

Maldiciendo a su antiguo maestro y a cualquier otro ser vivo que se interpusiera entre las Runas y él, atacó con flamas mágicas, mientras que Ryze apenas pudo escapar.

Desde ese día, durante siglos, Brand ha vivido una existencia anárquica y descontrolada, tomando todo lo que puede sin darle nada al mundo. Por momentos, arde como un cometa a través del cielo. Por otros, se hunde en la fría tierra y duerme, esperando que el inconfundible aroma de la magia lo guíe hacia otra Runa Geogénica... y en caso de encontrarla, muy pocos en Runaterra tienen el poder necesario para detenerlo.

Referencias