FANDOM


"Shurima una vez fue la gloria de Runaterra. Me encargaré de que lo vuelva a ser." - Azir OriginalSquare Azir

Azir, emperador de Shurima en un pasado remoto, fue un hombre orgulloso que estuvo a punto de alcanzar la inmortalidad. Dominado por la arrogancia, fue traicionado y asesinado en la hora de su mayor triunfo. Pero ahora, milenios después, renació como un ser Ascendido de inmenso poder. Su enterrada ciudad resurgió de las arenas y Azir está decidido a restaurar la antigua gloria de Shurima.

Emperador de las Arenas

Hace miles de años, el imperio de Shurima era un enorme conglomerado de estados vasallos, conquistados por guerreros prácticamente invencibles conocidos como Ascendidos. Gobernada por un emperador ambicioso y sediento de poder, Shurima era el mayor reino de su tiempo, una tierra fértil y bendecida por el sol que brillaba desde un gran disco dorado que flotaba sobre el gran templo de su capital.

Azir, el hijo más joven y menos amado por el emperador, nunca estuvo destinado a la grandeza. Con tantos hermanos mayores, era imposible que ascendiese al trono. Lo más probable era que terminara ocupando un puesto de sacerdote o como gobernador de alguna provincia remota. Era un muchacho esbelto y estudioso que dedicaba más tiempo a examinar los volúmenes de la gran biblioteca de Nasus OriginalSquare Nasus que a aprender a combatir bajo la tutela del héroe Ascendido, Renekton OriginalSquare Renekton.

En medio de aquel laberinto de pergaminos, volúmenes y tablillas, Azir conoció a un joven esclavo que visitaba la biblioteca casi a diario en busca de libros para su amo y señor. En Shurima los esclavos no podían tener nombres, pero al entablar amistad con el muchacho, Azir decidió quebrantar esta ley y bautizarlo como Xerath OriginalSquare Xerath, nombre que significa "el que comparte". Nombró a Xerath su esclavo personal —aunque sin ponerlo nunca en peligro usando su nombre en público— y, a partir de entonces, los dos muchachos, impulsados por un mismo amor a la historia, comenzaron a estudiar el pasado de Shurima y su largo linaje de héroes Ascendidos.

Durante uno de los viajes anuales por el imperio junto a su familia y a Renekton, la caravana real se detuvo en un conocido oasis para pernoctar. Azir y Xerath se escabulleron en mitad de la noche para ir a dibujar mapas del firmamento, como los que habían estudiado en la gran biblioteca. Mientras trazaban las constelaciones sobre el pergamino, la caravana fue atacada por un grupo de asesinos enviados por los enemigos del emperador. Uno de los asesinos encontró a los dos muchachos en el desierto y, cuando se disponía a rebanarle el cuello a Azir, Xerath intervino arrojándose sobre él. En la pelea que se produjo a continuación, Azir logró sacar su daga y clavársela a su enemigo en la garganta.

Azir le quitó la espada al muerto y corrió de vuelta al oasis, pero al llegar los asesinos ya habían sido derrotados. Renekton había protegido al emperador y acabado con sus atacantes, pero todos los hermanos de Azir estaban muertos. Azir le contó a su padre lo que había hecho Xerath y le pidió que recompensara al esclavo, pero sus palabras cayeron en saco roto. A los ojos del emperador, el chico era un esclavo indigno de su atención, pero Azir juró que, algún día, Xerath y él serían hermanos.

El emperador regresó a la capital, acompañado por un Azir que, a sus quince años, se había convertido en el nuevo heredero al trono. Una vez allí, desató una implacable carnicería contra quienes creía que habían contratado a los asesinos. Shurima pasó años sumida en un torbellino de paranoia y sangre en el que cualquier sospechoso de traición era blanco de la ira del emperador. La vida de Azir pendía de un hilo, a pesar de que era el heredero al trono. Su padre lo detestaba (habría preferido mil veces que muriera él en lugar de sus hermanos), y la reina aún era lo bastante joven como para concebir.

Azir empezó a entrenarse en el arte de la lucha, puesto que el ataque del oasis había puesto de manifiesto lo indefenso que estaba. Renekton se encargó de la tarea de entrenar al joven príncipe y, bajo su tutela, Azir aprendió a portar el escudo y la lanza, a comandar guerreros y a interpretar el mudable curso de los acontecimientos en el campo de batalla. Pero además, el joven heredero encumbró a Xerath, su único confidente, y lo convirtió en su mano derecha. Para que pudiera servirlo mejor, le encargó que buscara el conocimiento allá donde pudiese encontrarlo.

Pasaron los años, pero la reina no logró llevar a buen puerto ninguno de sus alumbramientos. Todos los niños que concibió perecieron antes de nacer. Mientras la reina siguiera sin tener descendencia, Azir estaría relativamente a salvo. En la corte no faltaban quienes creían que se trataba de una maldición y algunos de ellos mencionaban entre murmullos el nombre del joven heredero como responsable. Pero Azir proclamaba su inocencia siempre que tenía ocasión e incluso llegó a ordenar la ejecución de algunos que se habían atrevido a lanzar estas acusaciones abiertamente.

Por fin, la reina dio a luz a un varón sano, pero la misma noche de su alumbramiento, una terrible tormenta se desató sobre Shurima. Los aposentos de la reina fueron azotados una vez tras otra por poderosos relámpagos, hasta que estalló un incendio que se cobró las vidas de la esposa del emperador y de su hijo recién nacido. Algunos decían que el emperador, al enterarse de la noticia, había enloquecido de pesar y se había quitado la vida, pero no tardó en propagarse el rumor de que lo habían encontrado en el suelo del palacio, junto a sus guardias, totalmente carbonizado.

Su muerte fue un golpe devastador para Azir, pero el imperio necesitaba un soberano, así que, con Xerath a su lado, tomó las riendas del reino de Shurima. A lo largo de la década siguiente amplió sus fronteras y gobernó con mano inflexible aunque justa. Instituyó una serie de reformas para mejorar las vidas de los esclavos y, en privado, trazó un plan para derribar varios milenios de tradición y liberarlos a todos. Lo mantuvo en secreto, sin revelarlo siquiera a Xerath, con quien la cuestión de la esclavitud se convertiría en la manzana de la discordia. El imperio se había levantado sobre las espaldas de la esclavitud y muchas de sus grandes familias dependían del trabajo de los esclavos para mantener su riqueza y su poder. Una institución tan monolítica no se podía derribar de la noche a la mañana y Azir sabía que sus planes estarían abocados al fracaso si se hacían públicos. A pesar de su deseo de adoptar a Xerath como hermano, no podía hacerlo hasta el día en que fueran libres todos los esclavos de Shurima.

Durante aquellos años, Xerath lo protegió de sus rivales políticos y dirigió la expansión del imperio. Azir se casó y tuvo numerosos hijos, algunos en el seno del matrimonio y otros fruto de encuentros fugaces con esclavas y muchachas del harén. Xerath alimentaba los sueños del emperador de crear el mayor imperio de la historia. Pero también convenció a su señor de que, para convertirse en el amo del mundo, debía ser prácticamente invencible, un dios entre los hombres... un ser Ascendido.

En la cúspide del poder del imperio, Azir anunció al mundo que se sometería al ritual de la Ascensión y que había llegado la hora de unirse a Nasus, Renekton y sus gloriosos antecesores. No fueron pocos los que cuestionaron esta decisión. La Ascensión era un ritual muy peligroso, que solo estaba al alcance de quienes habían consagrado su vida al servicio de Shurima, como recompensa por una vida de diligencia. Decidir quién debía ser bendecido con la Ascensión era prerrogativa de los Sacerdotes del Sol, y al otorgarse el honor a sí mismo, el emperador cometía un pecado de grave arrogancia. Pero Azir no se dejó disuadir, pues su orgullo había crecido en paralelo a su imperio, así que les ordenó que cumplieran sus órdenes so pena de muerte.

Finalmente, llegó el día del ritual, y Azir marchó hacia el Estrado de la Ascensión, flanqueado por miles de sus guerreros y decenas de miles de sus súbditos. Los hermanos Renekton y Nasus estaban ausentes, pues Xerath los había enviado a enfrentarse a una amenaza, pero ni esto convenció a Azir de desistir del que consideraba su gran destino. Ascendió hasta el gran Shurima's Legacy disco dorado que coronaba el templo en pleno corazón de la ciudad y entonces, instantes antes de que los Sacerdotes del Sol iniciaran el ritual, se volvió hacia Xerath y le dio la libertad. Y no solo a él, sino a todos los esclavos…

Xerath enmudeció de asombro, pero Azir no había terminado aún. Abrazó a Xerath y lo proclamó su hermano eterno, como había prometido muchos años antes. Mientras los Sacerdotes iniciaban el ritual para convocar el fabuloso poder del sol, Azir se dio la vuelta. Pero no era consciente de que, en su búsqueda de conocimiento, Xerath había estudiado algo más que filosofía e historia. También había aprendido las oscuras artes de la brujería, mientras en su interior anidaba un deseo de libertad que crecía como un tumor para convertirse en ardiente odio.

Al llegar el momento cumbre del ritual, el antiguo esclavo liberó su poder y Azir salió despedido del disco. Sin la protección de sus runas, el emperador se vio consumido por los rayos del sol, al mismo tiempo que Xerath ocupaba su lugar. La luz inundó al mago de poder y, mientras su cuerpo mortal comenzaba a transformarse, profirió un rugido de triunfo.

Pero la magia del ritual no estaba destinada a Xerath y no era posible desviar el asombroso poder de las energías celestiales sin desencadenar graves consecuencias. El poder del ritual de Ascensión, en una terrible explosión, devastó Shurima y dejó la ciudad en ruinas. Sus habitantes desaparecieron, transformados en cenizas, y sus altísimos palacios se desmoronaron mientras se alzaban las arenas del desierto para tragarse la ciudad. El Disco Solar se hundió y lo que había tardado siglos en levantarse se trasformó en ruinas en un solo instante, por culpa de la ambición desmedida de un hombre y el odio errado de otro. Lo único que quedó de la ciudad de Azir fueron ruinas sepultadas bajo la arena y los ecos de los gritos de sus habitantes en los vientos de la noche.

Azir no vio lo que sucedía. Para él solo existía la nada. Sus últimos recuerdos eran de fuego y dolor. No sabía nada de lo que le había ocurrido sobre el templo, ni lo que había sido de su imperio. Permaneció sumido en un olvido atemporal hasta que, milenios después de la ruina de Shurima, la sangre de su último Sivir OriginalSquare descendiente, al derramarse sobre las ruinas del templo, lo resucitó. Renació, aunque incompleto; un cuerpo que era poco más que polvo animado y dotado de forma, cohesionado por los últimos vestigios de una voluntad indomable.

Poco a poco fue recobrando la forma corpórea y, al vagar por las ruinas, se encontró con el cadáver de una mujer con una traicionera daga en la espalda. No la conocía, pero reconoció en sus facciones un eco distante de su linaje. Todo pensamiento sobre imperios y poder se borró de su mente al levantar el cuerpo de aquella hija de Shurima y llevarla a lo que antaño era el Oasis del Alba. El oasis estaba seco, pero al acercarse Azir, su lecho rocoso empezó a llenarse de agua cristalina. El emperador sumergió el cuerpo en las aguas restauradoras del oasis, que se llevaron la sangre sin dejar más que una cicatriz casi invisible allí donde la hoja se había hundido en la carne.

Y con este acto de generosidad, Azir se vio alzado por una columna de fuego mientras la magia de Shurima lo rehacía, transformándolo en la criatura Ascendida que estaba destinado a ser. Los inmortales rayos del sol lo envolvieron, revestido por una magnífica armadura con forma de halcón, y le otorgaron el poder de gobernar las mismísimas arenas. Alzó los brazos y la ciudad en ruinas se sacudió el polvo de los siglos que había pasado bajo el desierto para alzarse de nuevo. El Shurima's Legacy disco solar se elevó en el cielo una vez más y las aguas curativas, siguiendo las órdenes del emperador, fluyeron entre los templos y volvieron a salir a la luz.

Azir subió los peldaños del renovado templo solar y convocó los vientos del desierto para que recrearan los últimos momentos de la ciudad. Unos fantasmas hechos de arena recrearon su destrucción, tal como había sucedido hacía una eternidad, y Azir, con horror, presenció la traición de Xerath. Sus ojos se llenaron de lágrimas al contemplar el asesinato de su familia, la caída de su imperio y el robo de su poder. Solo ahora, milenios más tarde, comprendía al fin la profundidad del odio que su antiguo amigo y aliado había albergado en su interior. Con el poder y la clarividencia de un ser Ascendido, pudo percibir la presencia de Xerath en otra parte del mundo y convocó un ejército de Arise! guerreros de arena, que marcharía al lado de su renacido emperador. Bajo el sol que brillaba desde el Shurima's Legacy disco dorado, Azir lanzó un poderoso juramento:

¡Reclamaré mis tierras y recuperaré lo que era mío!

Lee más

Campeón protagonista

Shurima The City Of The Sun
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 4 minutos

Alzado

Por Anthony Reynolds Lenné

Azir caminaba sobre los dorados adoquines del Camino del Emperador. Las inmensas estatuas de los primeros señores de Shurima —sus antepasados— lo contemplaban.

Cassiopeia Sivir Descent into the Tomb
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Video

Descenso a la Tumba

Desplazamiento tras desplazamiento en las bibliotecas noxianas narran el poder enterrado dentro de Shurima. Ahora Cassiopeia cree que ha encontrado la llave. Aprende cómo comenzó la saga.

Sivir Rise of the Ascended
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Video

El Ascenso de los Ascendidos

Descubre la historia de la antigua Shurima, donde los destinos de Azir y Sivir se entrelazan.

Fall of the Empire 1
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Cómic

La Caída del Imperio

Por Varios Autores

Campeón mencionado

Shurima Hierophant Of Zuretta
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 5 minutos

Agua

Por Odin Shafer

Sivir sintió como si su garganta estuviera cubierta por una capa de vidrios rotos. Le ardía la piel agrietada de sus labios. No podía enfocar la vista. “Les di más tiempo del suficiente para avanzar”.

Shurima The City Of The Sun
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 3 minutos

Desencadenado

Por Anthony Reynolds Lenné

Este era el momento.

Shurima Zoantha Cascade 01
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 4 minutos

Ecos en la Piedra

Por Ariel Lawrence

La primera vez que Taliyah percibió el agua, se desplazaba a gran velocidad para que la tormenta de arena no la alcanzara. Al principio fue muy tenue, una humedad fría que sintió al levantar las rocas que yacían bajo la arena. A medida que se acercaba a la antigua Shurima, las rocas fueron desprendiendo cada vez más gotas, como si estuvieran llorando. Mientras se apresuraba a cruzar el desierto, Taliyah sabía que aquellas rocas le contarían historias, pero no tenía tiempo de oírlas ahora; no podría saber si aquellas lágrimas eran de felicidad o de tristeza.

Taliyah Promo
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Historia corta • Lectura de 19 minutos

El Ave y la Rama

Por Ariel Lawrence

—Ese poder que tienes está hecho para destruir. ¿No quieres usarlo? Muy bien. Pues que te hunda como a una piedra.

Renekton OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Biografía

El Carnicero de las Arenas

Por Anthony Reynolds Lenné

Nasus OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Biografía

El Curador de las Arenas

Por Anthony Reynolds Lenné

Yasuo OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Ionia Crest icon

Biografía

El Imperdonable

Por Ariel Lawrence

Xerath OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Biografía

El Mago Ascendente

Por Graham McNeill

Bard promo 2
EditarImagenReferencia

Runeterra Crest icon

Historia corta

El Manto Cósmico

Por Ryan Verniere

Las estrellas cuentan sus propias historias. Algunas narran eventos del pasado. Y otras hablan de... otras cosas.

Darkin To Slay Legends
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 25 minutos

El Ocaso de los Dioses

Por Graham McNeill

Llegaron a una ciudad muerta a la sombra de la montaña, encubiertos por la noche. Huestes de mil guerreros, cada una portando tótems sangrientos que relataban los antiguos linajes de los Ascendidos Nacidos del Sol que las guiaban.

Darkin The Great Darkin War
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta

La Leyenda de los Darkin

Por Graham McNeill

Los darkin cargan consigo una triple maldición: la primera por el antiguo enemigo al cual se enfrentaron; luego, por la caída de su imperio glorioso; y por último, por la traición que los condenó por toda la eternidad.

Taliyah OriginalCentered
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Biografía

La Tejedora de Piedra

Por Ariel Lawrence

Malphite Roots of a Poisoned Tree
EditarImagenReferencia

Ixtal Crest icon

Historia corta

Las Raíces de un Árbol Envenenado

Por Graham McNeill

Velos de polvo se sucedían mientras Shoorai seguía las extremidades mecánicas del Jefe de túnel, Hewlett, hacia las profundidades de la mina. Respiraba mediante un exofiltro usado y trataba de no imaginar cuántos mineros zaunitas habían aspirado aire a través de él a lo largo de los años. Los destellos químicos titilantes que colgaban de las vigas de madera del techo escurrían gotas brillantes sobre sus cascos de acero picados mientras pasaban por debajo de ellos.

Shurima Market Of Illumination
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 36 minutos

Linajee

Por Graham McNeill

Taliyah casi había olvidado cuanto extrañaba el sofocante calor de Shurima. El sudor y la fuerza de cientos de personas empujando, maldiciendo, regateando y hablando con tanta pasión y rapidez que los forasteros solían pensar que estaban peleando.

Taliyah Style Test
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Video

Homecoming

Shurima Risen From The Sands 01
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 4 minutos

Renacer en la Oscuridad

Por Graham McNeill

¿Soy un dios?

Shurima The Rebirth
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 9 minutos

Sai Kahleek

Por Odin Shafer

Seis muchachos y un camello. Era más fácil reemplazar a los muchachos que al animal. Algunos eran huérfanos, otros eran esclavos que habían escapado, pero la mayoría eran rechazados, adolescentes abandonados cuyas familias eran demasiado pobres como para mantenerlos. Cuando Shahib le ofreció trabajo, Jaheje llevaba varios días sin comer.

Shurima The Ruins Of Shurima
EditarImagenReferencia

Shurima Crest icon

Historia corta • Lectura de 4 minutos

Uroboros

Por Ryan Verniere

Nasus caminaba de noche, reticente a mirar el sol de cara. El muchacho lo seguía de cerca.

Universos alternativos

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.