Wiki League of Legends
Advertisement
Wiki League of Legends

Diana Leona Rise with Me 01.jpg
EditarImagenReferencia

Mount Targon Crest icon.png

Historia corta

Asciende Conmigo

Por Dana Luery Shaw

Escuchen! Sobre la Gran Montaña,

Lore

¡Escuchen! Sobre la Gran Montaña,

los elegidos de la Madre Sol le cantan

versos de amor y devoción,

de combate y gloria.


Sol de oro, dotada de luz incandescente,

baña nuestros rostros con tu calor,

y calcina a nuestros enemigos

hasta volverlos ceniza sacra.


Mas aun la radiante Sol debe descansar.

Y así nos quedamos sin ella,

fríos y desnudos y solos,

a la merced de lo que acecha en la Oscuridad.


Nos lamentamos durante su descanso,

sabiendo que nunca quiso apartarse de nosotros.

El último retazo del ocaso,

su débil beso de despedida.


La extrañamos aún más por las noches,

esa Oscuridad larga y ruin.

Le pedimos que se quede

y que bailemos con Su música.


¡Oh, beso crepuscular extendido!

Furor de llamas que derrite el alcance invernal,

Sol vela durante la noche,

susurrando sus secretos hasta el alba.


Combatimos la quietud de la noche por Ella,

por Su amor por nosotros.

Y contemplamos Su gloria

mientras le ofrecemos la nuestra.


Himno del Amanecer

Decimosexta tableta, líneas 33-60

Misiva de la Alta Oficina de la sacerdotisa incandescente Thalaia

40 para el Nadir

A toda la juventud residente del Templo del Triunfo Auroral:

El viaje de la Madre Sol la lleva cada día más lejos de nosotros, a medida que el invierno vuelve a descender sobre la montaña. Aunque los días se acortan, no respondemos con miedo, sino que nos preparamos para el Festival de la Víspera Sin Noche, a solo unos cuarenta amaneceres.

En esta ocasión, los discípulos notarán que, para prender la primera antorcha de chispa solar, el templo utilizará un farol sagrado diferente al de antaño. Extendemos nuestra gratitud al herrero solar Iasur por forjar un objeto sagrado que eclipsará a su predecesor. Por otro lado, condenamos las acciones de quienes rompieron el farol del templo el solsticio pasado y urgimos a cualquier persona con conocimiento de este hecho a prestar testimonio.

Aquellos de ustedes que están en edad de recibir su primer escudo deben asistir a la Víspera Sin Noche y demostrarle su valor a la Madre Sol mediante el baile y el canto. Pueden asistir en díada si desean presenciar la gloria del alba con otro discípulo.

Solo con nuestra devoción alejamos la Oscuridad.

Carta de la sacerdotisa iniciada Elcinae a una discípula que solía estar bajo su tutela

38 para el Nadir

Iluminada Diana Diana:

Tu tutora, la sacerdotisa jurada Nemyah, me informó sobre algo preocupante con la esperanza de que yo pueda influenciar tus acciones futuras.

Pareciera que estás comenzando a expresar dudas sobre nuestras enseñanzas. Perfeccionar tu comprensión con preguntas es algo bueno, pero sugerir que tus tutores no conocen en profundidad las sagradas escrituras es algo inaceptable. Debes mostrar humildad frente a quienes estudiaron mucho más y están intentando transmitirte su sabiduría y fe... incluso aunque no estés de acuerdo con sus conclusiones.

Sé que entiendes que tus tutores son mortales, como lo somos tú y yo, y que nadie puede entender la gloria de la Madre por completo. Pero esto es algo que nunca debes expresarles a los demás en el templo, no hasta que hayas hecho tu voto de iniciación. Las sacerdotisas del rango de Nemyah no discutirán esta cuestión con discípulos de tan solo catorce años de edad, y recurrirán al castigo. Por ahora, te pido cuidado y contemplación muda. No sigas hablando si no crees que puedes hacerlo de manera respetuosa.

Quizás esto contribuya a la falta de calidez que sientes por los demás discípulos y que ellos sienten por ti. No es tarea fácil cargar con la amistad de alguien que se ganó la cólera de sus tutores. Fui testigo de esto yo misma cuando estuviste bajo mi tutela el año pasado, luego de tu disputa con la sacerdotisa iniciada Nycinde. Por eso, te pido que permitas que tu luz interior brille del mismo modo en que lo hacía en nuestras charlas privadas. Los demás discípulos la verán.

Hablaré con la sacerdotisa jurada Nemyah sobre la posibilidad de que te devuelva tu derecho a hablar en las clases de Oratoria, si me prometes que seguirás mis consejos. De no ser así, no te defenderé.


En la Luz,

Sacerdotisa iniciada Elcinae

Diario de Diana, protegida de los Rakkor 38 para el Nadir
Parece que preguntarle a Nemyah por qué le decimos la Oscuridad a la noche es pasarse de la raya.

Pero no está oscuro de noche. No del todo. Hay una luz más tenue que no calienta ni calcina, sino que refresca como un río en el verano, y que brilla entre las estrellas e ilumina mi camino cuando ando por el templo.

¿Entonces por qué hablamos solo de la diosa Sol? ¿Quién es este otro ser etéreo? ¿Por qué se supone que solo debemos ver la luz de la Madre Sol?

De cualquier modo, nunca preguntaría eso en Oratoria. Y menos ahora que Nemyah proclamó que debo permanecer en silencio por el resto del tiempo bajo su tutela por interrumpir y ser irrespetuosa y... Bah. Da igual. Dejemos que los demás discípulos improvisen poemas lindos cuando intentan presentar un argumento convincente y repitan las mismas estrofas una y otra vez hasta que yo me dé por vencida y le ruegue a la tutora que me permita destruir esos poemas y esas conclusiones.

Hoy tuvimos que hablar sobre el Festival. Sebina dio un discursito sobre lo emocionada que estaba de celebrar su primera Víspera Sin Noche con los demás en edad de escudo. Eso fue todo. Ese era el argumento. Todo el punto de vista era: ¡será divertido! Pff. Nemyah tiene que lidiar con eso y, en cambio, elige castigarme a mí.

Leona Leona se ofreció para dar un argumento en contra, pero ¿cómo se debate contra siento una emoción? Lo único que pudo argumentar fue tener una emoción diferente, una de cansancio e inquietud por servir a la diosa Sol del modo correcto o algo así. No diría que fue un discurso cautivador, pero al menos lo intentó. También mencionó que la Oscuridad era sombría, no maligna, sino sombría, que no es lo mismo para nada. Eso me llamó la atención.

Así que traté de hablar después de Leona e hice esa pregunta sobre la Oscuridad. Era una pregunta retórica. Ni siquiera llegué a decir que el Festival no es más que una manera de reforzar la adoración de la madre Sol, un ritual diseñado para subyugarnos ante la ortodoxia que no contribuye en nada a nuestra relación personal con Ella... Pero parece que eso ya es mucho para Nemyah. Solo porque Ella nos bendijo con la Luz y la visión no significa que el sacerdocio quiera enseñarnos la verdad.

No puede ser que yo sea la primera en cuestionar estas cosas, ¿verdad?

Mañana sigo. Ya volvieron a salir las estrellas, iluminadas por ese brillo plateado.

-D
Diana Leona Rise with Me 02.png

Carta de una hija devota

37 para el Nadir

Iluminados padres:

Espero que estén los dos muy bien y que los pequeños Aidonel y Kespina se encuentren sanos y felices. Respeto su deseo de recibir más cartas y por eso hoy les escribo, aunque con poco que contar y, desde luego, nada de suma importancia.

Las tutoras iniciaron sus clases sobre la Víspera Sin Noche. Ansío el cambio en nuestras horas de vigilia, con el fin de prepararme para enfrentar a la Oscuridad junto con los demás discípulos en edad de escudo. Para responder a la pregunta de madre, no, aún no tengo claro si asistiré con otro discípulo ni si tengo el deseo de hacerlo. Comprendo que dudes de mi honestidad en estas cuestiones, madre, pero no miento cuando digo que nadie me ha llamado la atención aún. Te aseguro que no necesitas seguir preguntándolo y que te lo contaré sin rodeos si mi respuesta cambia.

¡Ah! Esta semana, me desempeñé muy bien en el campo de entrenamiento. Nuestra entrenadora, la sacerdotisa iniciada Nycinde, me felicitó y les pidió a los demás que observaran los movimientos de mis pies y mi técnica con la espada. Mencionó que el escudo me queda, pero que debo aprender a usarlo para asistir a mis aliados en el campo y no solo como protección personal. Me tomo muy en serio su instrucción y les pedí a Hyterope y Sebina que sigan entrenando conmigo una vez terminada la jornada educativa. Planeo seguir mejorando.

Mi desempeño académico sigue bien, aunque siento que mi oratoria podría ser mejor. Consulté con la sacerdotisa jurada Nemyah, y me dijo que voy por buen camino, aunque no estoy de acuerdo con ella. ¡No quiero decir que les falto al respeto a mis tutoras! Más bien, deseo mejorar mi nivel y parece que la sacerdotisa jurada Nemyah no puede seguir ayudándome.

Hay una chica chica en mis clases de Oratoria que presenta argumentos concisos y bien formulados, pero sus opiniones no suelen alinearse con lo enseñado por las tutoras. No obstante, siempre está preparada, y los demás discípulos ven cómo analiza y desmantela todos sus argumentos. Quizás pueda pedirle ayuda con esto. Sé que me creen capaz de convertirme en líder y no les fallaré.


En el amor de Su Luz,

Leona

Notas intercambiadas entre Leona, hija de herreros solares, y Diana, protegida de los Rakkor 35 para el Nadir

Iluminada Diana:

¿Te encuentras muy ocupada después de nuestra clase de Rakkórico Medio? Siento que no me va tan bien como me gustaría en Oratoria, y acudo a ti para pedirte que me ayudes a desarrollar mi capacidad de construcción y expresión de argumentos convincentes.


En la Luz,

Leona

¿Por qué me pides ayuda a ? Me prohibieron hablar en clase. ¿Por qué quieres que te ayude una persona cuyos argumentos no tienen valor, según la tutora? Deberías pedírselo a Sebina o a esa otra chica con la que entrenas. Parecen ser compañeras leales que harían lo que sea por verte triunfar.


Diana


Independientemente del contenido de tus argumentos, tienes una mayor capacidad para construir la parte lógica que cualquier otra persona de nuestro año, quizás de todo el templo. Escuchaste alguna vez los debates y las presentaciones de fin de año que realizan los discípulos de mayor edad, ¿verdad? Creo firmemente que tú podrías entrenarme mejor que cualquiera de ellos.

Sé que el tiempo es oro, y no te pido que desperdicies mucho conmigo. Pero te agradecería si pudieras leer mis notas antes de nuestro próximo ejercicio retórico y me ayudes a entender qué es lo que no comprendo.

Y, por favor, no pienses que pido esto a la ligera. Si hay algo que te esté costando y con lo que pueda serte de ayuda, me comprometo a devolverte el favor.


En la Luz,

Leona

Diario de Diana, protegida de los Rakkor 35 para el Nadir
Me sorprende que Leona me pida ayuda, y todavía no me queda claro si esto es algún tipo de broma... pero no tengo nada que hacer para Oratoria. Así que decidí ayudarla.

Claro que no nos reuniremos en persona. No quiero que las tutoras, ni ningún otro discípulo, le tengan resentimiento a Leona por pedirle ayuda a la hereje solitaria. Siendo ella la estrella de nuestro grupo de entrenamiento, dudo que la abandonen por completo, pero a lo mejor se burlan o se ríen de ella. Y no me gustaría que le pase eso cuando ella fue así de... ¿valiente? ¿Humilde? Sí, valiente y humilde, por pedirme ayuda. Es bueno que una persona admita que no es la mejor en todo y confieso que me sorprendió que ella lo haga. Quizás es porque nunca antes había visto a Leona fracasar en algo.

Además, me gusta tener a alguien con quien hablar cada tanto. Aunque sea alguien que cree genuinamente en la doctrina que se enseña aquí. Si relacionarse conmigo hiciera que pierda todo el respeto que se ganó de todo el mundo, ¿qué razón tendría para seguir hablándome?

-D
Diana Leona Rise with Me 03.png

Carta de un tutor del templo a viejos amigos

21 para el Nadir

Iluminadísimos Melia e Iasur:

Vuelvo a agradecerles por su generoso regalo para el templo. Como siempre, tu trabajo es sublime, Iasur. La sacerdotisa incandescente insiste en que nos acompañen en nuestra celebración de la Víspera Sin Noche, dentro de veintiún amaneceres, para que puedan contemplar su farol sagrado en acción. Entiendo que el cuidado de dos niños pequeños dificulta su asistencia, pero quizás puedan traerlos para que vean el encendido de las antorchas de chispa solar.

Hablé con todos los tutores de Leona y me alegra informarles que su hija está en el apogeo de sus empresas educativas. Comenzó a ayudar a otros discípulos en mi asignatura, Rakkórico Medio, con vocabulario y conjugaciones verbales. Su dedicación a la diosa Sol es clara en todo lo que hace y su compromiso con la excelencia es admirable. Observé su desempeño en la última refriega de entrenamiento y también logró convertirse rápidamente en una líder de combate, incluso entre discípulos mayores. Sé que estarían orgullosos.

Sin embargo, también es importante que dedique tiempo para apreciar la vida con la que la Madre nos ha bendecido. Después de la práctica, una de las compañeras de Leona le preguntó si le interesaría asistir al Festival de la Víspera Sin Noche con ella. Leona negó cualquier interés en la chica y se retiró a cumplir con sus estudios vespertinos. Me preocupa que esté exigiéndose de más y que se pierda las oportunidades de disfrutar de los regalos de la diosa Sol, así como la oportunidad de disfrutar de la cercanía a Su luz que le otorga su tiempo en el templo. Espero que puedan hablar con ella sobre esta cuestión.


En la Luz,

Sacerdote jurado Polymnius

Diario de Leona, hija de herreros solares 17 para el Nadir

¿Cómo le pregunto a alguien si quiere ir al Festival conmigo?

— ¿Una nota? ¿No es muy infantil? Quizás no es tan directo... Ya nos mandamos bastantes notas... ah, pero me encanta cuando me escribe. Siempre se toma el tiempo de contestar con amabilidad e ingenio.

— ¿Y si le pido que vayamos a caminar? ¿En qué momento? Esta semana tengo entrenamientos todas las noches.

— ¿Flores? No sé si le gustan las flores, ni cuáles...

— ¿Comer juntas? Nunca hemos comido juntas; quizás sea muy público. ¿Y si la comida es un asco? Un mal augurio...

— ¿Ofrecerme a ayudarla a entrenar con el escudo? No usa mucho su escudo, ¡podría funcionar! O quizás no lo usa porque no le gusta... No parecen gustarle los entrenamientos.

— ¿Debatir sobre las escrituras? Buena oportunidad para hablar en persona, o al menos verla lucirse en lo que más destaca... ¿Y si intento impresionarla? Quizás puedo decirle que necesito ayuda con un proyecto de Oratoria... No. Está en tu misma clase, qué estupidez...

— ¿Rezar juntas? Una buena excusa para tener privacidad, pero ella nunca diría que sí a eso.

— ¿Preguntarle si ya tiene planes de ir con alguien? Así... casual... no tiene que ser como algo más que amigas. Seguro que no quiere ir sola. Ay, ¿y si ya tiene una pareja? ¿Con quién iría?

— ¿Y si le digo que no tengo pareja? No es una mala opción.

— ¿No preguntar y solo pedirle que bailemos cuando estemos ahí? Tampoco es una mala opción.

¿Por qué esto es tan difícil?

Notas intercambiadas entre Leona, hija de herreros solares, y Diana, protegida de los Rakkor 14 para el Nadir
Leona:

Algunos comentarios sobre tu último argumento.

Tu tesis fue concisa y fácil de entender; hasta Sebina pudo seguir tu lógica. Y me gustó mucho cómo relacionaste algunas hipótesis de la Madre Sol y las estrellas, lo que también se vinculó muy bien con tu argumento de hace unas semanas sobre los regalos de la diosa Sol en el cielo. Ya veo por qué Nemyah quedó maravillada. ¡Muy bien!

Comparaste la Luz y la vida de la Madre Sol con la fría Oscuridad, pero no lograste definir qué es lo malo de la Oscuridad exactamente. ¿Acaso es la falta de calor? De ser así, entonces, ¿el invierno es malo? ¿El agua fría es mala? ¿Acaso es la falta de vida? El mismo Monte Targón no tiene vida. ¿Eso lo hace malo? Necesitas usar mejores ejemplos o cambiar tus metáforas.

Mencionaste que los herejes son aquellos que no creen en Ella. ¿Qué significa eso? Ella está ahí mismo, en el cielo. ¿Estás diciendo que hay gente que no logra ver eso? Creo que entiendo lo que quisiste decir, pero deberías aclarar que creer en la Madre y creer en nuestras escrituras son dos cosas diferentes. O deberías usar el verbo adorar en lugar de creer.

Además, ¿dirías que tienes el conocimiento suficiente para dar por hecho qué es lo que dicen las tabletas prohibidas acerca de la historia de nuestro pueblo? Los tutores solo nos han ofrecido resúmenes y testimonios sobre su significado, pero sin las citas textuales, estás trabajando con meras teorías, y no con la verdad. Yo evitaría argumentar sobre cualquier cosa de las tabletas prohibidas hasta que las hayas visto tú misma, después de la iniciación.

Lo que dices sobre el Día Sin Noche estuvo bien, así como tu argumento a favor de la teoría de las sombras, pero no los cerraste con una conclusión sólida. ¿Qué implicaciones tiene sobre la creación de las sombras la celebración del Día Sin Noche y la Víspera Sin Noche como triunfos de la Madre Sol? ¿Son creaciones mortales o de la diosa?

Pero, sí, definitivamente estás mejorando. ¿Lo notas cuando estás ahí en el estrado?

Diana


Diana:

¡¡Sí!! Claro que lo noto. Es como si la rectitud de la Madre Sol fluyera dentro de mí. Cuanto más hablo, más siento Su calor en las mejillas. Me encantaría que tuviéramos nuestras clases al aire libre, incluso en invierno, para que Ella pudiera escucharme.

Aprecio mucho tus notas. Gracias por tomarte el tiempo de escribirme. Y gracias, de nuevo, por toda tu ayuda en esto. No estaría mejorando así si no fuera por ti. Pero tengo más preguntas.

Investigué todo en mi argumento. Tengo citas de cada sección del Himno, y los escritos de los filósofos y los estudiosos del templo. No creo que ninguna de mis conclusiones fuera original; lo que sí lo fue, tal vez, es la manera en la que relacioné los distintos conceptos. Pero ninguna de las obras que cité respondía, ni buscaba responder, las preguntas que me haces. ¿Por qué es mala la Oscuridad?. No se trata del porqué; nunca se trató de eso. Simplemente es así. ¿Por qué piensas que debo profundizar más si es algo que ya se sabe?

Noté también que no estuviste practicando mucho con tu escudo en los entrenamientos. A mí me costó un poco, con lo pesados e incómodos que son, pero estoy aprendiendo a entender cómo se usan en combate. ¿Te gustaría que practiquemos juntas? Si tienes tiempo.


ELL,

Leona


Leona:

Si es algo que ya se sabe y se acepta, ¿no crees que, con más razón, deberías profundizar? ¿Quién lo definió? ¿En qué momento? ¿Y por qué? ¿Por qué decidimos, de manera generalizada, dar ciertas cosas por verdaderas?

Me pediste que le eche un vistazo a tu argumento y te ayude con la estructura. Es todo lo que hago. Si el argumento no puede estructurarse bien según el canon y la creencia ortodoxa, entonces quizás las presuposiciones subyacentes son incorrectas o no tienen sentido. Quizás las tabletas prohibidas responden estas preguntas, o quizás no. ¡Pero no lo sabemos porque no nos permiten leerlas! ¡¡Es muy frustrante!! Por eso intento basar mis argumentos en lo que sí podemos leer, y pido explicaciones cuando el texto no es claro.

Pero veo que mejoraste mucho desde la última vez. No puedo esperar para ver tu próximo discurso. Dime si vas a necesitar de mi ayuda previa o si prefieres sorprenderme con tus argumentos.

Y gracias por la propuesta, pero creo que nunca voy a usar bien un escudo. Me distrae y me pesa mucho como para concentrarme en atacar. Además, mientras esté en tu equipo, sabré que al menos una persona me defiende.

Diana

Carta de la sacerdotisa jurada Nemyah a una discípula sobresaliente

12 para el Nadir Iluminada Leona:

Quiero felicitarte por tu progreso en estas últimas semanas. Ya eras buena debatiendo, pero es claro que te abocaste aún más a perfeccionar este aspecto, y brilla en ti.

Disculpa la interrupción de hoy durante tu discurso y descuida: la sacerdotisa incandescente y yo nos ocuparemos de esto. No te preocupes por ello y continúa tu camino hacia la excelencia y hacia Su Luz.


En Su sacro calor,

Sacerdotisa jurada Nemyah

Informe disciplinario

12 para el Nadir

Yo, la sacerdotisa jurada Nemyah, escribo el presente informe sobre las acciones de la discípula Diana, protegida de los Rakkor, y el castigo que le corresponde recibir.

La discípula Diana interrumpió la presentación de una compañera, a pesar de tener prohibida la palabra en clase desde hace semanas. Cuando se le pidió guardar silencio y permitir la continuación del discurso, intentó refutar el argumento de la otra discípula. En un episodio de ira blasfema, Diana sugirió que la Luz no pertenece por completo al reino de nuestra gloriosa Sol. (Que la Madre nos guarde por siempre de la maldición de la oscuridad). Con esa sugerencia, contaminó con ideas heréticas las mentes de todos los discípulos en edad de escudo presentes.

Tras una charla con la sacerdotisa incandescente Thalaia, llegamos a una decisión sobre el castigo de Diana. Pasará tres días de pie bajo la luz de la diosa Sol, sin sombra ni agua, hasta que Ella se retire cada noche, con el fin de recordarle la misericordia de Su juicio.

Diario de Diana, protegida de los Rakkor 11 para el Nadir
Ella no es una Madre cariñosa que nos da vida. ¡Es un ser irascible que quema con maldad y quiere que seamos un pueblo subterráneo para evitar Su calcinante Luz!

... En realidad no lo pienso, pero tampoco siento que me ame.

Mañana tengo mi tercer día de castigo. Ojalá sea un día nublado. ¡O que llueva! O nieve. Lo que sea. Tengo la piel roja e irritada, y solo quiero dormir.

Pero valió la pena. Ese debate con Leona fue lo más cercano que tuvimos a una conversación en público, y pudimos hacerlo a nuestra manera. Cuando quise mencionar la luz que perfora la Oscuridad por las noches, Nemyah ya me arrastraba a la oficina de Thalaia para recibir un castigo. Me pregunto qué habrían hecho si lo hubiera alcanzado a mencionar.

Odio a todas estas personas. No quiero celebrar nada con ninguno de ellos. No quiero tener que ver sus sonrisas falsas y sus miradas festivas. En lugar de ir a la Víspera Sin Noche, voy a... escalar. Subiré a algún lugar más alto. Podría ver las estrellas. Y la luz nocturna.

Además, a la única persona con la que querría ir no le gustaría que la vieran conmigo. No después de este castigo público. Y lo más seguro es que antes tampoco... Así que no tengo nada que perder.

-D


Diana Leona Rise with Me 03.png

No odio a todos. Pero no todos son buenos, ni tienen una sonrisa deslumbrante y un corazón de oro, y no todos creen que valgo... algo. Su tiempo. Su atención.

Pero estoy segura de que ella ya dejó de verme así.

Diario de Leona, hija de herreros solares 7 para el Nadir
Razones para elegir a quien sea para ir al Festival y ya:

— Seis personas ya me invitaron y las rechacé a todas.

— No quiero que la gente piense que soy aburrida... Soy divertida (¿?).

— Sebina y Hyterope piensan que tengo un acompañante secreto.

— Mis padres estarán allí y quieren que sea más social.

— Solo falta una semana.

— Pero sé con quién quiero ir. ¿Sería una buena idea? Diana acaba de terminar su castigo y nadie es muy bueno con ella, aunque fui yo quien la dejó hablar. Quería que cuestionara mis ideas y responderle con la bibliografía que cité. La diosa demandaría compasión, pero dudo mucho que pueda volver a ganarse la buena opinión del sacerdocio. ¿Si voy con ella me van a tratar así a mí también?

— ¿Acaso importa? ¿Lo vale?

— A ella no le importa lo que piensen los demás. ¿Por qué debería importarme a mí?

— Su expresión es tan particular cuando piensa que tiene razón, cuando ganó un debate, y la luz de la diosa resplandece en su mirada y en su sonrisa; y se jacta de su triunfo como si fuera una corona y es algo... magnífico.

¡Bueno, me decidí!

Carta de la sacerdotisa incandescente Thalaia a los padres de una discípula aplicada

5 para el Nadir

Les escribo para informarles de una pelea que su hija Leona tuvo con otra discípula. Tengo entendido que no pasó a ser un altercado físico; llegué al final de la discusión y no pude escuchar la razón de la misma. Se habló con las dos muchachas, pero ninguna me quiso confiar la razón de la discordia. Habrá una suerte de castigo para ambas.


Venga a nosotros Su Luz,

Sacerdotisa incandescente Thalaia

Fragmento del diario de Diana, protegida de los Rakkor 5 para el Nadir
Pero en cuanto le dije a Leona que no iría a la Víspera Sin Noche, sus ojos se apagaron como si le hubiera dicho que la Oscuridad dominaba mi corazón. Aún conociéndome y sabiendo por lo que pasé, me pregunta: ¿POR QUÉ NO?

En ese momento entendí... Ah. Quiere convertirme.

Al parecer, todo este tiempo que intercambiamos notas le dio la idea a Leona de que puede predicar y convertirme en una creyente fiel que vea la Luz. Me pidió ayuda porque pensaba que podía ayudarme a mí...

Me hizo enojar tanto... Le grité. No me enorgullece, pero no pude evitarlo. Me alegra no haber llorado, la verdad. Debí saber que se trataba de esto. Esto y nada más.

Por suerte, no solo yo me metí en problemas esta vez. Leona, la niña perfecta, también tuvo su castigo, aunque no fue quedarse varios días bajo el rayo de la Madre Sol. Esta vez tendremos que fregar los pisos de todo el templo, incluso los del cenobio del sacerdocio.

Me pregunto si algún tutor le pidió que interviniera en nombre de la diosa.

Si eso es todo lo que soy para ella, una hereje que puede corregirse... Entonces ella y sus tontos argumentos pueden pudrirse y reprobar Oratoria.

-D

Diario de Leona, hija de herreros solares 5 para el Nadir
Por qué nunca debí haber invitado a Diana al Festival:

— Puso cara de asco apenas le pregunté si iría.

— Me gritó en público.

— Ahora nos metimos en problemas y tengo que faltar al entrenamiento para limpiar pisos.

— No le interesa celebrar a la diosa Sol.

— Es prácticamente una hereje.

— Aunque fuera, seguro que ni bailaría.

— Ahora nunca más me volverá a escribir.

Tuve que haber aceptado la invitación de cualquier otra persona.

Carta de padres decepcionados a su hija

2 para el Nadir

Iluminada Leona:

Tu madre y yo estamos muy tristes después de que nos enteramos de tu castigo y de tu desempeño mediocre en tu última refriega de entrenamiento. Sabemos que eres capaz de mucho más y esperamos que mejores. Los líderes de Su Luz no enfrentan obstáculos insuperables ni se distraen con tonterías terrenales como un griterío en la escuela.

Estaremos en la ceremonia de apertura de la Víspera Sin Noche dentro de dos días, y allí hablaremos sobre cómo asegurar tu futuro.


En el amor de Su Luz,

Tu padre

Diario de Diana, protegida de los Rakkor 1 para el Nadir
Estoy más que enfurecida.

No estaba intentando convertirme.

QUERÍA INVITARME A IR CON ELLA AL FESTIVAL.

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH

DIANA, ERES UNA TONTA

Misiva de la Alta Oficina de la sacerdotisa incandescente Thalaia

El Nadir A nuestros discípulos en edad de escudo y mayores:

Que tengan un maravilloso Festival de la Víspera Sin Noche, y que Su amor y calor incesantes los abracen por siempre. Nuestra celebración comienza al atardecer. Asegúrense de vestirse para la ocasión con su atuendo formal de templo.


Venga a nosotros Su Luz,

Sacerdotisa incandescente Thalaia

Carta de Leona, hija de herreros solares, a sus padres (sin enviar) 174 para el Cénit
Mis Iluminados padres:

Gloria en Su Luz a ambos, y que los días se vuelvan cada vez más largos a medida que volvemos a recibir el amor de la diosa Sol. Sé que esperaban verme en la celebración, y

Quería explicarles por qué no estaba al inicio de

Me imagino que se preguntarán

Me perdí la primera mitad del Festival.

Diario de Diana, protegida de los Rakkor 174 para el Cénit
INo puedo creer que escribo esto, ahora, con mi mano todavía temblorosa, y que es cierto. Es impensado. Inconcebible.

Pero sucedió.

Observé a los demás prepararse para la Víspera Sin Noche, con sus mantos y velos y armaduras. Y yo... no me preparé. Me puse mi túnica más abrigada y salí del centro de los discípulos, crucé la empalizada del templo y me adentré en la naturaleza. Arriba del templo, en los primeros picos de la montaña, no hay casi nada construido por manos humanas. Allí es donde se supone que se siente la mayor cercanía a la Madre. Así que escalé y busqué un buen lugar para sentarme y mirar el cielo.

Observé el ocaso y cómo el cielo se oscurecía, y pude ver las ardientes antorchas de chispa solar en el complejo del templo. Incluso desde allí arriba podía sentir ese calor terrible. Mi piel recuerda las quemaduras de mi castigo. Pero al dirigir la mirada hacia el cielo nocturno, hacia la Oscuridad, hacia las estrellas, hacia ese hermoso brillo... Logré olvidarme de todo por un momento.

Sé que estuvo mal. Que no debí haberlo hecho. Pero ese brillo, esa suave luz plateada sobre mí, me hizo sentir una paz que no había experimentado en muchísimo tiempo. Ni siquiera sé cuánto. No me sentí preocupada por los tutores, ni por el Festival, ni por qué pasaría cuando se dieran cuenta de que faltaba yo. Todavía ahora, con solo recordar ese momento, siento una calma que me inunda por completo. Esa sensación es todo lo que dicen que se supone que es Ella.

Así que le dediqué una breve oración. Nada muy elaborado como lo que recitamos cuando nos arrodillamos al mediodía; solo unas palabras de gratitud. No las escribiré aquí. No quiero desvalorizarlas.

En ese momento fue cuando escuché que Leona me llamaba.

Continuación — Carta de Leona (sin enviar)
Ahora me doy cuenta de que tras el castigo que recibió, Diana no tendría tantas ganas de ir al Festival como los demás discípulos. No me reprendió por invitarla a ir conmigo... Lo hizo por tan solo mencionar el tema. De hecho, fue su carta la que me hizo atravesar mi propio dolor y reflexionar sobre ese momento con más claridad. Lo pensé y decidí buscarla, para disculparme. Sabía dónde no estaría, pero no adonde iría. Así que la busqué: primero, dentro del complejo del templo; luego, por fuera.

Nunca había visto a Diana salir de noche. Si está mucho tiempo bajo la gloria de la Madre, se vuelve de un color rosa adolorido; pero en aquel momento, envuelta en la Oscuridad... parecía que le pertenecía a la noche. Aunque no de un modo negativo. ¿Cómo podría serlo cuando es del mismo color que su cabello, sus ojos...?

Me preguntó qué hacía allí. Se suponía que debía estar abajo, en el Festival, con los demás... Me miró con... No lo sé. Miedo, creo. O desconfianza, como mínimo. La decepción me dejó muda y no hice más que quedarme en silencio. Solo podía mirarla.

Me preguntó si alguien me había mandado a llevarla de vuelta al Festival en el templo. Negué con la cabeza y balbuceé una disculpa. Por hacerla sentir mal y por meternos en problemas. Me devolvió una mirada y luego ella negó con la cabeza y me pidió una disculpa a mí por lo mismo. Quería reírme, pero las cosas estaban un poco frágiles todavía y no quise arruinar el momento. Aquel fue el primer momento en el que hablábamos en privado.

Con un gesto, me pidió que me sentara junto a ella. Y eso hice. Nunca habíamos estado tan juntas como en ese momento. Nuestros brazos se rozaron y ella lo alejó como si se hubiera quemado. —¿Entonces no vas al Festival?—, preguntó ella. Quizás no con esas palabras exactas, pero fue algo así.

Le respondí algo como: —No sé. Depende—. El corazón me latía tan fuerte que creí que lo notaría cuando reposó la cabeza sobre mi hombro, pero parece que no lo notó. Subió la mirada, después miró al cielo y sonrió.

Creo que nunca antes me había sentido tan feliz.

No voy a enviar esta carta.

Continuación — Diario de Diana
Nos relajamos bajo la luz nocturna durante... ¿horas, quizás? Perdí la noción del tiempo. Me moría por señalarle el brillo sobre nosotras y preguntarle qué pensaba, si eso cambiaba su opinión sobre la Madre Sol y Su Luz. Pero no lo hice, y nos quedamos allí sentadas, observando.

En un momento, se cruzó una nube que oscureció el cielo y reflejaba la luz de las antorchas. Aún no quería ir al Festival, pero sabía lo importante que era para Leona. Y ella se había quedado ahí conmigo por mucho tiempo sin una sola queja.

Entonces, le pregunté si quería bajar al Festival y bailar conmigo.

Esperaba que me dijera que no, pero una sonrisa enorme, la más grande que le había visto, se apoderó de su expresión. Me gustaría dibujarla, pero creo que ni así podría capturar su resplandor. Me tomó de la mano y me dijo algo que jamás olvidaré mientras viva. Respondió: —Aún no—.

Y Leona me besó.

Y yo besé a Leona.
Diana Leona Rise with Me 05.jpg

Himno del Amanecer

Séptima tableta, rota y dada por perdida por los Solari, líneas desconocidas


Su mayor deseo es compartir un cielo

tan grande como para que ambas bailen

con manos y corazones entrelazados.


Solo vistazos pueden darse,

esperan que la otra se acerque,

o la despedida cuando se va.


Pero cada tanto, un beso

amor libre, abrazo gentil,

momentos de gozo y alegría.


Asciende conmigo, susurra Ella.

Te calmaré con caricias,

deja que el mundo espere a la Madre Sol.


¡Asciende conmigo!, grita Ella.

Te daré calor con mi pasión,

y hagamos que esta noche no haya Luna.


De su unión emergemos,

Hijos de alba y ocaso,

nos rodeamos de su amor.
Diana Leona Rise with Me 06.jpg

Referencias

 v · e
Advertisement